El rayo que no cesa

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 347
11 febrero 2014
Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Esta pregunta-plegaria de Cicerón a Catilina, se la lanzamos ahora a cierta gente del cine español, la que desde hace años utiliza la Gala de los Goya para, en un aburrido ejercicio de narcisismo, adoctrinarnos en la cultura crepuscular de los rancios tópicos de la izquierda radical.

Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Esta pregunta-plegaria de Cicerón a Catilina, se la lanzamos ahora a cierta gente del cine español, la que desde hace años utiliza la Gala de los Goya para, en un aburrido ejercicio de narcisismo, adoctrinarnos en la cultura crepuscular de los rancios tópicos de la izquierda radical.

La Gala de los Goya ya se ha consolidado como un acto político de la gente del cine de izquierdas -los otros no cuentan- que aprovechan el micrófono y la servidumbre de la televisión pública, para reivindicar que la cultura es de izquierdas y para demonizar al que piense lo contrario. ¿Cómo tolerar que haya un ministro de cultura que sea de derechas?

Allí se habla poco de cine, menos de autocrítica, nada del sentido profundo del séptimo arte, y se celebra a lo grande el “estamos encantados de habernos conocido”. Las caras satisfechas de siempre, vociferando los lugares comunes de siempre, haciendo del descontento una forma de autojustificación pública.

Nadie dice que no se deban afrontar los problemas por los que pasa el cine, pero hágase en serio, no criticando sólo la paja en el ojo ajeno, sino analizando los defectos propios, el poco respaldo del público, los lastres de ciertos guiones, la mediocridad de ciertos actores…

Es muy fácil entender la posición del ministro Wert. Hay foros para debatir los problemas, y Wert es uno de los que ha conseguido sentar a negociar a los distintos sectores del cine. Yo no digo que haya hecho todo bien respecto al cine, aunque lo del IVA cultural no es cosa suya. Pero es normal que, después de ser sistemáticamente insultado y humillado en cualquier foro de la industria del cine, como en los recientes Premios Forqué que concede EGEDA, haya decidido que hasta aquí hemos llegado. No es de recibo ir invitado a un lugar en el que vas a ser el pelele apaleado en público para solaz del gremio feliz. Creo que ha llegado el momento de ser todos Wert y dar la espalda definitivamente a la llamada Gala de los Goya. El ciudadano no suele ir a ver cine español ¿no será que año a año, la Gala de los Goya va mermando el número de espectadores? Sería bueno que se pararan a pensar esto, por la propia supervivencia del cine español.

Noticias relacionadas

Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 7
Chesterton, defensor de lo obvio
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
A la hora de leer un libro de artículos periodísticos no siempre es fácil encontrar un hilo conductor. Puede que exista, o que existan varios a la vez, o simplemente que el autor se proponga salvar, en la medida de lo posible, sus artículos de la inevitabilidad de lo efímero. ...
10 junio 2021 | Me gusta 1
¿Ocaso de la democracia?
Cultura · Francisco Medina
A nadie se le escapa la aceleración de los cambios a los que estamos asistiendo desde hace un par de décadas. Tweets, blogs, libros, revistas y artículos escritos por especializados, opinólogos, expertos… la interpretación de lo que nos sucede, al poder....
30 mayo 2021 | Me gusta 2
“Oeste” (la serie), corrupción y libertad
Cultura · Ángel Satué
¿Hay esperanza en una región corrompida donde sus habitantes no saben, porque lo han olvidado, el valor de las cosas, menos el de las personas y el de las relaciones, porque la mano del patrón ha convertido en oro todo lo que toca? ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4