El problema venezolano se llama ideología

Mundo · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 octubre 2010
Páginas Digital publica la intervención que este jueves pronunciará el eurodiputado Mario Mauro en Caracas.

Venezuela tiene hoy una necesidad urgente de superar la ideología que ha invadido los últimos ocho años de su historia.

Debe erradicar esta aproximación a la realidad que prescinde de los factores que están en la realidad. Si yo me enamoro de una mujer pero no amo lo que esa mujer es, sino la imagen que yo tengo de ella, cuando después, en la convivencia, ella no coincida con la idea que yo tengo en mi cabeza y yo intente amoldarla a esa imagen, terminaré por destruirla. Y eso es exactamente lo que ha sucedido, a partir de un momento de la historia en que la política se transformó en ideología. Es un momento concreto de la historia, porque la relación devastadora entre el poder y las consecuencias históricas del poder siempre ha existido, pero con la Revolución Francesa llegamos a un tipo concepción ideológica que tendrá como consecuencia las grandes tragedias del siglo XX. Es la historia de unas concepciones que, independientemente del color con que se propongan, rojo o negro, marcarán con sangre los siglos XIX y XX, y llegarán a producir enormes estragos, que culminarán con el drama de la Segunda Guerra Mundial. Nazismo, fascismo, comunismo, ¿qué son, sino el reflejo de un modo de acercarse a la realidad en el que falta la capacidad de mirarla en todos sus factores? ¿No son un intento de imprimir una carga ideal, una ideología que trastoca la naturaleza misma del ser humano? Hasta tal punto es así que, cuando Lenin y Stalin se alzaron con el poder en Rusia, quisieron realizar la dictadura del proletariado. Querían que los trabajadores fueran el punto central del sistema del bienestar. Pero hay que tener en cuenta un dato: en Rusia en 1917 los obreros no existen, había entonces 20 millones de pequeños propietarios agrarios y les asesinaron, porque tenían que actuar de modo que la realidad se correspondiera al proyecto que ellos tenían en mente. Y cuando Hitler escribe "Mein Kampf", mientras en las primeras páginas afirma que el hombre es el elemento central de su reflexión sobre el universo, en las siguientes dice que los judíos no son hombres, lo que trae las consecuencias que él ya tenía en mente.

Y cuando Polpot, después de estudiar Filosofía en la Sorbona, vuelve a Camboya, mata a todos los que usan gafas porque si llevan gafas puede ser que estén contaminados por una cultura diferente y, por tanto, podrían suponer de algún modo una alternativa al proyecto de poder que él tenía en mente. La supervivencia de la ideología devastadora en la historia moderna, después del derramamiento de sangre que supuso la Segunda Guerra Mundial, es la alternativa a otras ideologías que se ofrecen hoy, tal vez más extraordinarias porque son fruto de un momento en que parece caer la bandera del marxismo, la última que se ha cobrado cientos de millones de muertes. Son el fundamentalismo y el relativismo.

Por decirlo brevemente, quien gestiona el poder hoy en Venezuela es precisamente hijo de una ideología, la marxista, según la cual "¡el poder lo es todo y el hombre no es nada!". ¿Qué podemos hacer para salir de ahí? ¿Cuál es la razón que ha nos ha traído a este encuentro, sino el intento de responder a esta pregunta? ¿Por qué os movéis? ¿Y por qué vale la pena que Venezuela luche para que el gobierno pase a manos de alguien que trabaje por el bien común? Porque el bien común no es el término medio de los intereses en juego sino la afirmación de un ideal tan grande que tiene en cuenta las necesidades de todos. Y porque, si esto le falta aunque sólo sea a uno, será un menos para todos y pone en peligro la historia misma. Ver a Venezuela en estas condiciones, por tanto, pone en peligro todos los esfuerzos que se han realizado en Europa para llegar a la situación en que vivimos. Aquí vemos que esos valores e ideales que nos han garantizado 60 años de paz y desarrollo están en jaque. Esos mismos valores que desde 1992 persigue el movimiento "Primero Justicia": libertad, igualdad, profesor, solidaridad, justicia, participación.

Ésta es nuestra tarea. Éste es el objetivo para el cual el movimiento "Primero Justicia" podrá contar siempre con el apoyo del Parlamento Europeo y el Partido Popular Europeo, un partido que quiere conservar la lucidez frente a la historia, y que lo hará junto a vosotros, con el coraje de mirar las cosas como son, el mismo coraje con que habéis afrontado las últimas elecciones. Estaremos al lado de ese 52% de venezolanos que han votado por la libertad y por la democracia. Estaremos constantemente a vuestro lado porque a través de esta gran pasión común podremos volver a poner en juego las fuerzas buenas que permiten garantizar un destino bueno al pueblo venezolano.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2