El PP ahora es más laico, sólo le queda la libertad

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 junio 2008
Aznar, el hombre que nombró sucesor a Rajoy, ha querido dejar claro en el Congreso que el PP ha celebrado este fin de semana en Valencia que estaba enfadado con él. El primer día llegó tarde, apenas le saludó. El sábado le lanzó una clara advertencia: primero hay que ganar las elecciones manteniendo firmes los principios y después, negociar. Rajoy, que desde hace tres meses está obsesionado con empezar la era postaznar, entró en abierta polémica con su mentor: defendió claramente el acuerdo con los nacionalistas.

Pero el enfado de Aznar y de los muchos que no han votado a Rajoy -ha sido reelegido con el 84 por ciento de los votos, un apoyo inusualmente escaso en la historia del PP- no conforma de momento una corriente alternativa. Tampoco Esperanza Aguirre. La presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha sido la que más crítica se ha mostrado con Rajoy en los últimos tres meses, es la gran perdedora del Congreso. Esperanza Aguirre está molesta porque pierde protagonismo, detrás de sus quejas no hay un modo diferente de entender el centro-derecha. De hecho, la gente de Esperanza Aguirre ha sido la que más activamente ha trabajado para que, tras el XVI Congreso, el PP deje, por ejemplo, de defender el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Una mujer de confianza de la presidenta de la Comunidad de Madrid es la que presentó la enmienda en la que se defendía el matrimonio de Zapatero, el matrimonio de personas del mismo sexo. Esa enmienda no ha prosperado pero el PP ya no defiende el matrimonio como la unión de hombre y mujer. 

El trabajo de algunos pocos diputados, todavía democristianos, ha contribuido a mejorar sustancialmente la ponencia política, que servirá de referencia programática en los próximos cuatros años. Esa ponencia hace una buena defensa del valor de la libertad religiosa, a la que considera fuente de pluralidad democrática, y de la libertad de educación. Se pronuncia además expresamente en contra de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El PP se hace un partido más laico, pero de momento parece que todavía defiende esas pocas cuestiones esenciales. El gran interrogante es si esas definiciones programáticas van a poder desarrollarse. Es necesario un sujeto político que las haga efectivas y un sujeto social que las reclame. Es necesario también que Rajoy se calme y deje de perseguir, como ha hecho en los últimos tres meses, a los que piensan por su cuenta.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6