El Plan de Obama tendrá que cambiar

Mundo · Sharon Molleras (Minnesota)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 febrero 2009
La promesa electoral que Obama hizo de cambiar la forma de hacer negocios en Washington se ha puesto a prueba la semana pasada con el primer proyecto de la nueva Administración: un paquete de medidas con un estímulo de 825.000 millones de dólares que debería proporcionar un soplo de aire fresco en la economía. The Wall Street Journal ha comentado: "Hemos examinado el paquete y no podemos creérnoslo. Hay mil millones de dólares para Amtrak, los ferrocarriles federales, que no sirven para nada desde hace 40 años; hay 50 millones de dólares para que esa gran herramienta de creaciones de puestos de trabajo que es la National Endowment for the Arts (ente federal para la subvención de proyectos artísticos); 400 millones para la investigación sobre el calentamiento global y otros 2.400 millones de dólares para proyectos sobre el carbono. Incluso hay 650 millones, que se añaden a los  miles de millones de dólares ya distribuidos, para pagar la implantación de la televisión digital".  Según los cálculos del diario, "por cada dólar, sólo 12 centavos están destinados a una actividad que puede estimular el crecimiento".

El paquete también incluye millones de dólares para combatir el tabaquismo y enfermedades venéreas. Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, tuvo que emplearse a fondo para explicar los gastos para financiar la contracepción: "Bueno, los servicios de planificación familiar reducen los costes… Los Estados tienen graves problemas con sus presupuestos. La contracepción reducirá los costes de los Estados y el Gobierno federal". Antes de la votación, este punto fue retirado a petición del presidente Obama.

El economista Martín Feldman, defensor de la necesidad de las medidas estímulo, dice que el plan es "un error de 850.000  millones de dólares". Ha explicado que el recorte de impuestos ayudará poco a la economía. Tampoco los créditos a los Estados, en su opinión, son de mucha ayuda: "Se firman  cheques sin límite para los gobiernos de los Estados. Alrededor de 100.000 millones de dólares se van a dedicar al Medicaid matching rate, una fórmula  para reducir el coste de la atención de la salud estatal, que pasará al presupuesto federal. Se liberan así recursos para invertir en cualquier cosa que el gobernador y las asambleas legislativas de los Estados decidan. Otros 80.000  millones se destinarán a las haciendas de los Estados. ¿Estas grandes sumas generarán  inversiones adicionales o simplemente serán transferencias de fondos dentro de los Estados para evitar las subidas de impuestos o la emisión de bonos? ".

La Cámara, controlada por demócratas, ha aprobado el plan pero no ha logrado convencer a ningún republicano. Ahora tiene que pasar el Senado, donde será rechazado por republicanos y demócratas, entre ellos el senador McCain. El senador Ben Nelson, famoso por las coaliciones bipartidistas (como la "banda de los 14") está tratando de mejorar el plan, sustituyendo los gastos ineficaces por inversiones en infraestructura que crean puestos de trabajo directos. Los ciudadanos no están convencidos. El republicano Jim Gerlach ha asegurado que en su distrito, de mayoría pro Obama, hay tres o cuatro llamadas telefónicas y correos electrónicos en contra por cada correo o llamada a favor.

En su columna en el Wall Street Journal, Peggy Noonan ha hablado la semana pasada de una oportunidad perdida: "No se han dado cuenta del momento en el que estamos, no se han dado cuenta de que las viejas formas de gasto en un área particular que sirve para conseguir votos ha acabado. Así aparecen los representantes demócratas, no como gente que está respondiendo a una crisis, o que la ignora, sino como gente que la está utilizando. Nuestro prometedor y convincente presidente no debería haber presentado el plan. Esta semana ha sido noticia que haya ido la Cámara para reunirse con los republicanos. Podría haber hecho  historia si los hubiera escuchado".

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 0
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2