El otoño caliente español empieza en Cataluña

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 126
11 septiembre 2015
“Business Insider”, como toda la prensa inglesa, se fija en el “otoño español” como el foco de atención donde poner la mirada en Europa los próximos meses: una precampaña de elecciones “regionales”, cita el periódico, agrias y amargas en el tono en el que España se ha convertido en un mercado de desconfianza. Italia sobrepasa a España (que pasa de 107 a 139) en competitividad de bonos, tras haber liderado España la posición más avanzada del grupo “pigs” en confianza del mercado internacional. Hasta Portugal merece recientemente mayor confianza en su deuda. La causa es la desconfianza económica en un momento en el que había empezado el fin de la crisis, al llegar el peligro de un proceso de secesión, que el mundo económico se ve como desastre.

“Business Insider”, como toda la prensa inglesa, se fija en el “otoño español” como el foco de atención donde poner la mirada en Europa los próximos meses: una precampaña de elecciones “regionales”, cita el periódico, agrias y amargas en el tono en el que España se ha convertido en un mercado de desconfianza. Italia sobrepasa a España (que pasa de 107 a 139) en competitividad de bonos, tras haber liderado España la posición más avanzada del grupo “pigs” en confianza del mercado internacional. Hasta Portugal merece recientemente mayor confianza en su deuda. La causa es la desconfianza económica en un momento en el que había empezado el fin de la crisis, al llegar el peligro de un proceso de secesión, que el mundo económico se ve como desastre.

A punto de empezar la campaña, el criterio de estabilidad económica va a pesar mucho. Tarde pero con claridad, finalmente los empresarios de Cataluña, liderados por representantes de las empresas más importantes, han mostrado su desconfianza ante un proceso soberanista donde literalmente Cataluña sería situada fuera de Europa. Por más que lo han advertido líderes europeos, la ilusión de Mas ignora advertencias y promete parabienes de la pretendida nueva patria que, por supuesto, él espera liderar. Por más que Mas quiera aparecer como un nuevo Companys, el último presidente de la Generalitat en la II República, lo cierto es que Mas y Convergencia son ya minoría en la “estampida” secesionista que amenaza arrollar a su propio líder.

Hablar de economía es lo que puede inclinar la balanza de unos resultados que las encuestan avanzan como insuficiente en votos, pero también en escaños, para el bloque secesionista. En cualquier caso, el 28-S empieza un problema. Si, como parece, el bloque secesionista (coalición de “Junts pel Si” junto los de CUP) es perdedor, estamos hablando de un gran volumen de votantes frustrados que serán aleccionados, en próximas citas electorales por los partidos nacionalistas. Nadie dejará su rebaño. Veremos concesiones de Madrid (cesión del IRPF, por ejemplo), que siempre serán insuficientes para los nacionalistas y claudicaciones frente al resto. Lo que es seguro es que estos comicios abren la brecha de la herida, se ganen o se pierdan por la mitad más uno, unos u otros.

La publicación de nuevos “dossiers” sobre casos de corrupción, que afectan ahora a Convergencia pero que han empezado a aparecer en Esquerra Republicana, puede inclinar aún más la balanza. En la gran convocatoria de manifestación independentista convocada para el 11 de septiembre, “Via Lliure”, los organizadores tenían todavía 150.000 puestos por cubrir, con 130.000 inscritos. Se trata de una marcha convocada por la Asamblea Nacional Catalana, el organismo civil que en la práctica “controla” a Convergencia llegando incluso a dar indicaciones a la televisión autonómica, TV3, acerca de cómo retransmitir el acto. Cada tramo de la avenida Meridiana de Barcelona está asignado a una comarca catalana que, a la vez, representa un aspecto de la identidad: cultura, lengua, sostenibilidad, dignidad, historia, etc. Toda una liturgia rebuscada dentro de la tradición nacionalista desde el siglo pasado: desfiles, banderas, antorchas, organización uniformada, pensamiento monolítico, música, llamada a la calle.

El nerviosismo del mundo económico no ha hecho más que empezar. Las elecciones generales en España son, este año, según la prensa internacional, las más importantes desde el inicio de esta democracia en España. Un Podemos que cae en picado y un PSOE desarbolado podrían aliarse a cualquier coste para agarrar poder. Así se nos ve y así nos irán las cosas… según votemos.

Noticias relacionadas

Galicia vota conservador
España · Ángel Satué
Se ha visto en las elecciones gallegas que el Partido Popular ha conseguido allí maridar regionalismo con la idea de España. ...
19 febrero 2024 | Me gusta 2
Tractores y estado de ánimo
España · Carmen Martínez
La crisis agraria y las políticas europeas han lanzado a los agricultores a protestar provocando el corte de varias carreteras importantes de diferentes ciudades españolas. ...
12 febrero 2024 | Me gusta 4
Cataluña se merece pasar página
Entrevistas · F. H.
Lluis Font es profesor universitario, ha sido diputado del Parlament y presidente del Consejo Escolar de Cataluña. En conversación con www.paginasdigital.es explica por qué considera conveniente la amnistía y cuál es su posición como católico dedicado a la política. ...
7 febrero 2024 | Me gusta 2