El no debate de los señores del bloqueo

España · Lola Martínez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 27
5 noviembre 2019
La madrugada estaba ya entrada cuando los cinco líderes de los partidos nacionales comparecieron para hacer una valoración del debate. Encantados de haberse conocido. Como si no se dieran cuenta de que nos estaban haciendo trasnochar innecesariamente, como si no se hubieran dado cuenta de que nos llevan, enfadados, a otras elecciones. Encantados de haberse conocido después de que solo quedara claro que el bloqueo continúa.

La madrugada estaba ya entrada cuando los cinco líderes de los partidos nacionales comparecieron para hacer una valoración del debate. Encantados de haberse conocido. Como si no se dieran cuenta de que nos estaban haciendo trasnochar innecesariamente, como si no se hubieran dado cuenta de que nos llevan, enfadados, a otras elecciones. Encantados de haberse conocido después de que solo quedara claro que el bloqueo continúa.

Sánchez siempre sale a no perder. Pero este lunes llevó hasta la exageración ese lenguaje corporal que dice “yo-en-realidad-soy-el-puto-amo-y-no-debería-estar-aquí-porque-mi-sitio-es-Moncloa-y-para-dejarlo-claro-solo-miro-mis-papeles-y-anuncio-cambios-en-el-Gobierno”.

Sánchez, que llegó al poder con una moción de censura, quiere que el partido ganador gobierne de forma automática. Los hechos no cuentan, todo lo sucedido no tiene peso: exige una investidura sin bajarse de un trono en el que él solo se ha subido. No quiso cerrar la puerta a un acuerdo con el independentismo. Es muy previsible que Sánchez gane las elecciones. Es muy previsible que consiga la investidura. Pero el debate dejó claro que es muy dudoso que sepa o pueda negociar los apoyos para una legislatura estable. Rivera se despidió de la política y lo malo es que no lo sabe.

El discurso frailuno de Iglesias contentó a los suyos. Y la amenaza de Abascal se materializó. Cuanto más suave es en las formas, cuanto más lejos está de Salvini, más peligroso. Peligrosa su criminalización de los inmigrantes, peligroso su populismo para pobres, peligrosa la ausencia de rigor –¿para qué sirven los hechos?– al hablar de las amenazas que sufre la España del siglo XXI. Casado estuvo eficaz en algunas preguntas a Sánchez, pero perdió mucho al riverizarse en las interrupciones.

Noticias relacionadas

Cartas a la extrema derecha
España · Javier Folgado
Anda preocupado nuestro presidente ante el ascenso de la extrema derecha pero su estrategia parece contraproducente. Es necesario preguntarse el por qué de dicho crecimiento....
25 junio 2024 | Me gusta 0
Ecos del Rey Sol
España · Juan A. Pérez Morala
Se ha creado una crisis artificialmente con un país hermano, Argentina. Una crisis diseñada en su propio provecho y en doble clave, electoral, y de intimidación judicial. ...
30 mayo 2024 | Me gusta 0