El Muro de Berlín y la desesperanza

Mundo · Cristina López Schlichting
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 noviembre 2009
Sólo en Páginas Digital pueden decirse algunas cosas. Por ejemplo, que un hecho histórico decisivo, como el ocurrido el 9 de noviembre de 1989, puede manipularse en su presentación pública. ¿Qué ocurrió hace 20 años en Berlín?

Desde el punto de vista ciudadano, mucha gente obtuvo vía libre para salir de la RDA al mundo, viajar más allá del bloque comunista, estudiar lo que desease, leer a autores prohibidos como Thomas Mann, George Orwell o hasta Shakespeare (muchos de cuyos títulos estaban censurados) o montar un negocio. Desde la perspectiva política, se trataba de la unidad de Alemania y del fin del comunismo. La estupenda noticia, sin embargo, conllevaba el peligro que advirtió Juan Pablo II: nada de lo que la sociedad occidental ofrecía a los ciudadanos del Este llenaría su corazón.

Veinte años después a los próceres occidentales se les llena la boca con palabras de elogio que idolatran nuestro hemisferio como el de la libertad. Se habla de Cuba como de la última frontera (no de China, claro) y se pretende nuestro mundo como ideal. Nadie dice que los peores temores del Papa polaco se cumplieron y que el materialismo que caracterizó al comunismo se ha asentado hoy firmemente en nuestros corazones. En palabras de Rouco Varela el pasado lunes en Madrid, describiendo los problemas españoles: "Lo que se ofrece a los jóvenes para enfocar y conformar sus vidas, a través de una alianza de poderosos medios sociales, mediáticos, culturales y jurídicos es un programa materialista de vida personal, de relación social y de proyectos de futuro, marcados por lo que Juan Pablo II no dudó nunca en llamar la cultura de la muerte".

Es bueno reflexionar sobre estas cosas. No para lamentarnos sobre las ocasiones perdidas. Sino para reconocer que la esperanza y el deseo que provocó la caída del Muro de Berlín no han sido satisfechos. En el fondo, el comunismo naciente también albergó la esperanza de colmar anhelos justos, pero ni éste ni otros sistemas calman la inquietud del corazón del hombre. No es bueno confundirse.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2