El mito del presupuesto europeo

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
30 noviembre 2012
El Consejo europeo se reunió la semana pasada para discutir el marco presupuestario para el periodo 2014-2020, pero el asunto quedó en punto muerto. Muchos dicen que por la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre el recorte necesario para equilibrar las cuentas de la Unión. Pero lo cierto es que el desacuerdo no sólo afecta a las partidas de gasto de la Unión, sino a la naturaleza del presupuesto de la UE como tal. Algunos están tratando de hacer un razonamiento según el cual, puesto que hay crisis y todos los gobiernos están haciendo recortes, también Bruselas debe recortar. Es el caso, por ejemplo, de Gran Bretaña, donde los laboristas pidieron a Cameron que volviera a casa con un recorte del 30 por ciento.

Las palabras del presidente italiano Monti al día siguiente de la reunión están más que justificadas: «Resulta un tanto demagógico el uso que se está haciendo de la fustigación al presupuesto comunitario, y también un poco incoherente».

Es necesario aclarar que el presupuesto de la UE no se añade al de los respectivos países. Si pensamos así, seguiremos cometiendo un error de fondo, que corre el riesgo de hacer vanos todos los esfuerzos que están haciendo los ciudadanos europeos.

El presupuesto de la Unión Europea es un instrumento sintético, que tiene la capacidad de multiplicar los efectos de las inversiones. En este sentido, sirve para generar más eficiencia y eficacia. Cada euro sustraído al presupuesto de la UE incrementa el gasto público de los estados miembros.

Si seguimos pensando que la Unión Europea es una entidad que se añade a los Estados miembros, o que las embajadas de la Unión en los diversos países extra-europeos se añaden a las de los Estados miembros, perseveramos en el error. Nos engañamos pensando que contribuimos a un ahorro y rigor general recortando el presupuesto de la Unión, es un error imperdonable. Al contrario, con el presupuesto de la Unión Europea permitimos a los Estados que ahorren y favorecemos el rigor en los propios países al promover al mismo tiempo el crecimiento y el desarrollo.

En este momento, con su posición, los Estados miembros están justificando su nacionalismo soft frente a la opinión pública nacional; la consecuencia de esta actitud es que el problema de reducir el presupuesto de la UE se volverá a presentar en el futuro y la única respuesta que habremos aprendido a ofrecer será la de aumentar los presupuestos de los Estados nacionales.

Si no hay un acuerdo sobre el presupuesto europeo, los Estados nacionales se gastarán esos 140 mil millones, pero lo harán con una menor eficiencia. De hecho, los estudios realizados por la Comisión europea ya nos dicen que cada euro invertido por la UE obtiene un rendimiento de 95 céntimos, mientras que cuando lo invierten los Estados el rendimiento es de 50 céntimos.

Si tuviera que prevalecer la línea de los países que piden la reducción del balance comunitario, estaríamos obligados a abandonar algunas inversiones cruciales para el presente y para el futuro, como por ejemplo la construcción de infraestructuras para el transporte, la financiación del proyecto Erasmus o el fondo para indigentes. Gastos, en definitiva, que contribuyen a incrementar la eficacia y la eficiencia del sistema Europa y que, sobre todo, favorecen a los protagonistas de la vida social: las empresas, los estudiantes y las personas en situación de dificultad, que no pueden ser tratadas como un peso, sino que forman parte de nuestro potencial de crecimiento.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3