Editorial

El médico te pone enfermo

Editorial · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 enero 2013
Vuelve el debate sobre la financiación dela sanidad. Uno de los pilares de un Estado del Bienestar en crisis que Europano puede financiar y no sabe cómo reformar. La necesidad de recortar el gastoen medicamentos y algunas diferencias políticas han provocado en España unenfrentamiento entre el Gobierno de Rajoy y el Gobierno regional de Madrid, losdos del mismo partido, del PP. El problema que ha provocado el enfrentamiento -elexcesivo consumo de medicamentos y el modo de frenarlo- es una buena muestra decómo la crisis del Estado del Bienestar no es solo de financiación, es tambiénuna crisis cultural. 

En España se produjo, junto a la burbujainmobiliaria, una auténtica burbuja sanitaria. Entre 2002 y 2009 el gastosanitario aumentó un 40 por ciento y ha llegado a representar un 10 por cientodel PIB. Cuando se acabe la crisis, en el mejor de los mundos futuros, no habráimpuestos que generen ingresos suficientes como para que las cuentas de lasanidad estén equilibradas. La deuda asciende ya a 15.000 millones de euros.

Una parte importante de ese gastosanitario es el gasto en medicamentos. Hasta el pasado mes de junio en Españalos pensionistas no pagaban por sus recetas y las personas con trabajo pagabanun 40 por ciento. Desde el verano el Gobierno de Rajoy cobra a los pensionistasun 10 por ciento de las medicinas y, a los demás, según su renta. TantoCataluña como Madrid han querido imponer un co-pago complementario de un euromás por receta. Rajoy estima que los dos gobiernos regionales no tienencompetencias para tomar esa medida y por eso los ha llevado al TribunalConstitucional.

¿Por qué tanta pasión política en torno aleuro por receta? España es el segundo país del mundo donde más medicamentos seconsumen. Los españoles gastan en fármacos, que se pagan en gran parte con eldinero público, un 40 por ciento más que la media del resto de los europeos. Sonestas cifras las que hacen del gasto en medicinas un ejemplo ilustrativo de lacrisis del Estado del Bienestar. El usuario del sistema sanitario consumemuchas más medicinas de las que necesita, con la complicidad de los médicos,porque su sentido de la responsabilidad se ha disuelto. La prestación anónimacrea una necesidad falsa. El de las medicinas es un caso patológico pero haymuchos otros ámbitos donde de forma más sutil sucede lo mismo.

Hay cosas que hay que empezar a decidiraunque no gusten. Son habituales en el debate de los países anglosajones dondenació el modelo. Un cierto desarrollo del Estado del Bienestar, lejos deaumentar la responsabilidad ciudadana, ha contribuido a destruirla y hadebilitado, además, las redes que daban vida a la sociedad civil y que haríanmenos costosa una vida buena.

El Estado del Bienestar responde a modelosde organización del trabajo tayloristas, propios de una época industrial que engran medida ha desaparecido. Pretende una universalidad que a menudo soloconsigue ser formal. Y en muchos casos no es realmente igualitario porqueconfunde la igualdad de oportunidades con la igualdad de resultados. Los ricosle suelen sacar mucho más jugo que los pobres. En una sociedad postmoderna, lafuerte segmentación exige precisar con mucha más finura quiénes son los queestán necesitados de servicios y cómo se pueden prestar. Es un debate que, paraser fecundo, tiene que perder connotaciones ideológicas.

El reconocimiento de que el Estado hafracasado debe estar acompañado también de la constatación de que al mercado leha sucedido lo mismo. Una de las grandes aportaciones de Phillipe Blond, uno delos inspiradores de las políticas luego fallidas de Cameron, es haber señaladoel desastre provocado por el Gran Mercado que sustituyó al Gran Estado, tras laépoca de Tatcher en el Reino Unido. Sólo sirvió para aumentar los oligopolios.La advertencia de Blond cobra actualidad en España y en Madrid porque uno delas fórmulas que se van a utilizar para ahorrar costes es entregar la gestiónprivada de 6 hospitales a varias empresas. Puede aumentar la subsidiaridad, elprotagonismo de la sociedad, o debilitarla.

La alternativa al fracaso del Gran Estado esuna privatización de la responsabilidad ciudadana que fortalezca lo público,que sirva para reforzar el tejido social. Estamos hablando de la transición delEstado del Bienestar a la Sociedad del Bienestar. 

Noticias relacionadas

Carrasco o del renacimiento
Editorial · Fernando de Haro
Jesús Carrasco, a comienzos de 2021, publicaba su tercera novela Llévame a casa. Salía a la luz en plena pandemia una obra dedicada a los cuidados, al cuidado de un ser querido cuya memoria recorre caminos cada vez más difíciles hasta terminar de extraviarse. ...
26 julio 2021 | Me gusta 1
Patria y vida
Editorial · Fernando de Haro
Hay mucha gente en Cuba que rechaza el siniestro lema de la revolución, patria o muerte, y que quiere patria y vida. ...
18 julio 2021 | Me gusta 7
Nuevo Gobierno, mismo Sánchez
Editorial · Fernando de Haro
La esperada crisis de Gobierno, materializa por Sánchez, ha sido más que una reestructuración. Cambiar a ocho ministros (de un total de 22) ya supone un drástico cambio cuantitativo (el 36,3 por ciento)....
11 julio 2021 | Me gusta 19
Déficit de secularidad
Editorial · Fernando de Haro
Hace 50 años José Jiménez Lozano, en un texto sobre Américo Castro, señalaba que no tenía sentido que “el juego clericalismo-anticlericalismo” marcara ya, como había marcado durante siglos, la vida española porque “en el mundo había perdido sentido tal dicotomía”. ...
4 julio 2021 | Me gusta 9