El mal de Europa

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 mayo 2010
Un análisis atento de las medidas recién aprobadas en Europa revela cómo, de hecho, el 9 de mayo, día de la fiesta de Europa, nacieron los "eurobonos". En los próximos años, los inversores y los bancos tendrán que financiar entre 250.000 y 300.000 millones de euros en títulos del Estado a medio y largo plazo, de los cuales unos 55.000 millones serán emitidos por España, Portugal e Irlanda.

Con el plan de rescate del euro se intenta convencer al mercado de la sostenibilidad y liquidez del mercado financiero europeo. En primer lugar, se garantiza un mayor rigor en los programas de saneamiento de las cuentas públicas, empezando con España y Portugal, dos países que siguen la estela de Grecia en la clasificación de los países más afectados por la crisis económica.

Los controles serán especialmente rigurosos en lo que se refiere a la tendencia de las finanzas públicas según las propuestas de la Comisión europea en el nuevo Pacto de Estabilidad. Por último, el suministro de préstamos (que de hecho define los eurobonos) por parte de la Comisión europea a través del balance de la UE (hasta 60.000 millones), el Fondo Monetario Internacional (250.000 millones) y un nuevo instrumento gestionado por el Gobierno del área (denominado Special Purpose Vehicle con 440.000 millones de euros) para todos aquellos países que no tengan acceso al mercado.

La apertura a los eurobonos, unida a las valoraciones positivas expresadas por el Eurogrupo tras la reunión del 17 de mayo, son buenas señales. Pero el camino es largo y duro, sobre todo si empiezan a hacerse habituales los cuidados de emergencia en esta Europa enferma. En otras palabras, la solidaridad justamente demostrada no debe ofrecer en ningún caso la imagen de una Unión Europea que, violando los tratados, se reduce a pagar las deudas de aquellos países que delegan en un consenso puntual su responsabilidad sobre el futuro de sus ciudadanos.

Lo que necesitamos es una Comisión europea independiente y con autoridad suficiente frente a los gobiernos que maquillan sus cuentas. Una Comisión que imponga nuevas reglas a los mercados financieros. Una Europa que reclame con firmeza a los Estados su responsabilidad y una estabilidad en beneficio de las generaciones futuras.

Tenemos que convencernos de una vez por todas de que esta crisis no se debe a un exceso de Europa, sino que, al contrario, es el fruto de la arrogancia de los estados nacionales y de la debilidad de Europa. La causa de la crisis la encontramos, por tanto, en la tremenda insuficiencia de Europa. Prueba de ello son los errores cometidos durante la fase de construcción del euro: es paradójico que la moneda única todavía no se rija por políticas comunes de mercado fiscal y pensiones.

Para que todos estos buenos propósitos no caigan en el vacío, hoy y en el futuro, tienen que pasar a formar parte de una estrategia política que se anticipe a los acontecimientos y no se limite a perseguirlos.

www.ilsussidiario.net

Noticias relacionadas

Democracia y mundo árabe
Mundo · Wael Farouq
Las dificultades a las que se enfrenta la democracia para encontrar derecho de ciudadanía en el mundo árabe tienen su origen en visiones parciales, defensivas, de posiciones contrapuestas entre distintas corrientes de pensamiento. Un conflicto interpretativo que pierde de vista el corazón, la...
29 junio 2021 | Me gusta 2
Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Con el plan de rescate del euro se intenta convencer al mercado de la sostenibilidad y liquidez del mercado financiero europeo. En primer lugar, se garantiza un mayor rigor en los programas de saneamiento de las cuentas públicas, empezando con España y Portugal, dos países que...
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2