El libro del Papa, hijo de la compasión

Mundo · José Miguel García
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 marzo 2011
Joseph Ratzinger ya estaba preocupado por la situación de la exégesis católica en sus tiempos de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; su atención a este problema se ha hecho más intensa con la responsabilidad papal. Es bien sabido que los estudiosos de la Sagrada Escritura se han cerrado durante mucho tiempo en el método histórico-crítico y han utilizado métodos de interpretación demasiado positivistas o secularizados. Desde hace años, Benedicto XVI reclama que la exégesis vuelva a ser una disciplina histórica y teológica a la vez.

En el prólogo al segundo volumen de su obra Jesús de Nazaret afirma: "En doscientos años de trabajo exegético la interpretación histórico-crítica ha dado ya lo que tenía que dar de esencial. Si la exégesis bíblica científica no quiere seguir agotándose en formular siempre hipótesis distintas, haciéndose teológicamente insignificante, ha de dar un paso metodológicamente nuevo volviendo a reconocerse como disciplina teológica, sin renunciar a su carácter histórico" (p.6s). Esta separación, incluso oposición, entre ciencia y fe en la hermenéutica de la Palabra de Dios ha sido mortal, no sólo para el pueblo cristiano, sino también para la misma exégesis. Urge que los estudiosos reconozcan "que una hermenéutica de la fe, desarrollada de manera correcta, es conforme al texto y puede unirse con una hermenéutica histórica consciente de sus propios límites para formar una totalidad metodológica" (p.7).

Benedicto XVI se esfuerza por probar en su libro la historicidad de los acontecimientos narrados en los relatos evangélicos de la pasión y resurrección, pero al mismo tiempo desvela el significado teológico de estos hechos sucedidos en la década de los años 30 en Jerusalén. No estamos, pues, ante una "vida de Jesús"; aunque algún lector pueda hacerse esta idea leyendo el índice de la obra. La intención del Papa no es narrar históricamente los últimos días del judío Jesús de Nazaret, ni se centra en probar la coherencia interna y la fiabilidad histórica de los relatos evangélicos, aunque lo haga con frecuencia, sino desea "encontrar al Jesús real" tomando en serio el testimonio apostólico recogido en los evangelios. Los autores sagrados escribieron los evangelios para que otros pudieran experimentar la misma plenitud de vida que ellos tuvieron encontrando a Jesús. También Benedicto XVI, acogiendo este testimonio, se convierte en testigo e invita a todos sus lectores a hacer la experiencia de este encuentro. Su interés, por tanto, no se sitúa en el pasado, sino en el presente. "He tratado de desarrollar -afirma- una mirada al Jesús de los Evangelios, un escucharle a Él que pudiera convertirse en un encuentro; pero también, en la escucha en comunión con los discípulos de Jesús de todos los tiempos, llegar a la certeza de la figura realmente histórica de Jesús" (p.9).

El cristianismo no es una idea, ni una filosofía, sino el encuentro con una persona viva que murió y resucitó hace más de dos mil años. Por ello, ciertamente la historia es una dimensión constitutiva de la fe cristiana, pero no se trata de un hecho lejano y, por tanto, de un recuerdo. Jesús vivió en el pasado, pero continúa presente. El Papa en su primera encíclica afirmaba que es el encuentro con esta Presencia, con la persona de Jesús, lo que permite el nacimiento de la fe y la experiencia de humanidad nueva, más plena y verdadera. Para esto vino a la tierra: "He venido para que tengan vida y la tengan abundante" (Jn 10,10). Esta intensidad de vida que nace del encuentro con Jesús llevó a Mario Vittorino a la siguiente conclusión: "Cuando encontré a Cristo me descubrí hombre". Justamente para favorecer el encuentro con el Jesús real, que desvela y cumple nuestra humanidad, Benedicto XVI ha escrito este libro. Y así toma en serio la misión que le ha sido confiada: "Confirma a tus hermanos". Mediante su palabra y testimonio, recogidos en este libro, el Papa ayuda al lector a reconocer la Presencia de Jesús en toda su grandeza, le invita a la relación con Él para experimentar "la fe como una fuerza que actúa en el presente y, a la vez, como esperanza" (p.324).

Durante la lectura de este libro, en algunas ocasiones me ha venido a la mente un pasaje evangélico que expresa la conmoción que Jesús sintió delante de la gente que lo seguía: "Y al desembarcar, vio mucha gente, y se compadeció de ellos, pues eran como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles largamente" (Mc 6,34). A lo largo de las páginas de esta obra se percibe esta compasión por los que están confusos o presa de la duda, por quienes se preguntan y buscan sin hallar respuesta, por aquellos que quieren conocer más. Es la misma ternura de Jesús que se prolonga a través de una humanidad cambiada, de la que Benedicto XVI es un buen testigo.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3