El infierno después de Gadafi

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 octubre 2011
El asesinato de Gadafi y, sobre todo, la forma en que ha ocurrido, es quizás la contradicción más evidente de lo sucedido en Libia. La contradicción de los múltiples actores que han intervenido en el país. "No excluyo que la situación Libia pueda degenerar en una batalla política con reglas no bien definidas. En breve podríamos llegar al caos. No podemos descartar una guerra civil, de una lucha entre las diversas tribus y entre las regiones". Son palabras de Jibril, el jefe del Consejo Nacional de Transición. Jibril ha dicho en repetidas ocasiones que quería dejar su puesto: "Para la batalla política se necesita dinero, poder, organización y armas, no tengo nada de eso", ha añadido. Está claro que con la muerte de Gadafi se hacen aún más evidentes las divisiones en el crisol de tribus y facciones que han fraguado el país.

Nada se da por sentado. La caída del dictador es un éxito contradictorio para la Comunidad Internacional y para Europa. Ya nadie puede darse el lujo de pensar que el proceso de transición hacia la democracia en Libia va a ser fácil. La Comunidad internacional, y especialmente la Unión Europea, tienen una enorme responsabilidad con el pueblo de Libia: la de favorecer la reconciliación nacional en un corto tiempo. Tenemos que construir instituciones a toda prisa que tengan en cuenta la fragmentación política y cultural. La Unión Europea tiene a la obligación de aumentar su influencia para construir una paz que tenga como punto de partida el respeto de los derechos humanos.

El sistema político de la Yamahiriya, el "régimen de las masas", creado por Gadafi en 1975 era sólo un eslogan sin sentido. De hecho, la suya era una dictadura. El gran reto de este país es construir instituciones capaces de involucrar a los ciudadanos y celebrar cuanto antes elecciones. La Unión Europea y las Naciones Unidas deberían estar disponibles para ayudar en la construcción de la democracia, sin querer imponer nada a un pueblo que ha estado oprimido durante cuatro décadas.

El Consejo Nacional de Transición debe ahora asegurar a su pueblo lo que el dictador Gadafi siempre le ha negado: el respeto de los derechos fundamentales que el viento de primavera árabe se ha comprometido a llevar a la orilla sur del Mediterráneo. Ya hace algún tiempo que el presidente del gobierno provisional Jalil anunció que Libia quiere ser un país musulmán moderado. Creo que esto es crucial, no sólo para el futuro de Libia, sino también para el futuro de todos en el escenario de los países mediterráneos.

Europa debe tomar la iniciativa en Libia. No para escribirle a los libios su Constitución, sino simplemente para repetir ante ellos lo que creemos, nuestra comprensión de la democracia.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3