El huracán Ida

Mundo · Carlos Fernández (El Salvador)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 noviembre 2009
No hace ni 10 días que sucedió pero ya casi nadie se acuerda. La tormenta tropical Ida cruzó El Salvador dejando un reguero de destrucción a su paso. Las cifras hablan por sí solas: casi 200 muertos, cerca de 80 desaparecidos, 2.000 viviendas afectadas y miles de personas evacuadas.

Según va bajando el nivel de adrenalina solidaria tras el reparto masivo de ayuda humanitaria, se empieza a vislumbrar un horizonte sombrío. Pasarán años hasta que se reestablezcan todas las comunicaciones destruidas, algunas zonas del departamento de San Vicente deberán evacuarse definitivamente, pues es prácticamente imposible retirar tantas toneladas de lodo y rocas.

Las manifestaciones oportunistas no se han hecho esperar: la oposición culpa al Gobierno de falta de previsión al no decretar la alerta naranja hasta mitad de la tormenta. A decir verdad, Protección Civil no demostró tener los reflejos suficientes para adelantarse a la tragedia pero en este caso la naturaleza superó cualquier pronóstico. En la madrugada del domingo 8 de noviembre cayeron cerca de 300 litros por metro cuadrado en menos de tres horas, una sexta parte de la precipitación media anual del país.

Durante estos días, en los que el debate se centra en los efectos del cambio climático o en una nueva ley de ordenamiento territorial que evite los asentamientos en riesgo, la reflexión de gran parte de la sociedad civil es una mezcla de temor y sorpresa ante la vulnerabilidad que se ha  manifestado. Temor ante la posibilidad de que el desastre pueda ocurrir en cualquier parte del territorio, pues las lluvias cada vez causan mayores estragos en el segundo país más deforestado de América Latina. Sorpresa de una población zarandeada por la crisis pero que gasta como si fuera una economía desarrollada mientras finge no ver las bolsas de pobreza que malviven en barrancos y quebradas.

www.cesal.org

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3