`El Gobierno tiene en la sociedad modelos para apoyar a las madres`

Mundo · José María Gutiérrez Montero
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
29 abril 2013
Entrevista al catedrático Nicolás Jouve sobre la reformade la ley del aborto.

¿Cuáles son lostérminos actuales de la reforma de Gallardón? ¿El abandono de la ley de plazosy la vuelta a la ley de indicaciones mejora de algún modo la protección del nonacido?

Hasta donde conocemos por las propiasdeclaraciones del Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, elplanteamiento de la reforma tiene tres elementos esenciales. En primer lugar lavuelta a una Ley del aborto semejante a la de 1985 de despenalización delaborto en determinados supuestos, de entre los que se eliminaría el llamado«aborto eugenésico», que permite abortar cuando se presuma que el feto habrá denacer con graves taras físicas o psíquicas y siempre que el aborto sepracticase dentro de las veintidós primeras semanas de gestación. Hay que teneren cuenta que este tipo de aborto atenta contra la Convención de los Derechosde Personas con Discapacidad de la ONU, de 2006, ratificada por España, y en elque se afirma: «el respeto por la diferencia y la aceptación de las personascon discapacidad como parte de la diversidad y de la condición humanas; lo quesupone también el derecho a nacer diferente». Además, en Septiembre de 2011, elComité Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad hallamado la atención a España al recomendar al Estado Español que suprima ladistinción hecha en la ley del aborto de 2010 (ley Aído) en cuanto al plazodentro del cual la ley permite que se interrumpa un embarazo por motivos dediscapacidad exclusivamente.

En segundo lugar desaparecería laconsideración del aborto como un derecho de la madre, ya que frente a estepretendido derecho está el derecho a la vida del nasciturus. Un derecho quereclamó el Tribunal constitucional. Con la ley Aído, el ser humano en gestaciónse encuentra en una situación de falta de garantías e indefensión, al quedar lainterpretación y aplicación de la ley ajena a todo control y vigilanciajurisdiccional, dejando el derecho a la vida del no nacido en segundo plano, ysometido al discutible «derecho a decidir» de la madre. Una decisión, nadamenos que sobre la vida de un hijo, un ser humano que no surge por generaciónespontánea, ni es un conglomerado de células, ni tampoco un entedesclasificado… sino un ser humano concebido, en pleno desarrollo y quenecesita del claustro materno para su crecimiento, como el recién nacidonecesita de la leche materna para sobrevivir tras el parto.

En tercer lugar, la nueva ley adoptaríaun sentido de proteger la maternidad. El ministro de Justicia, ha defendido ladignidad de la mujer «con uno de sus valores fundamentales, que es el derecho ala maternidad», frente al discurso del derecho al aborto del PSOE. Se enfrentande este modo dos tendencias antagónicas y de desigual significado, la culturade la vida frente a la cultura de la muerte.

¿Cuáles son las mejoras de la leyGallardón en cuanto a protección la mujer y a la maternidad? ¿Son suficientes?

Tampoco sabemos en qué se traducirán laspromesas en la ley que plantee el gobierno del PP. El Ministro de Justiciamanifestó en una ocasión en el Congreso de los Diputados que «vamos a aumentarla protección del derecho reproductivo por excelencia de la mujer, que es elderecho a la maternidad», y en otra ocasión señaló que: «muchas mujeres venviolentado su derecho a ser madres por la presión que generan a su alrededordeterminadas estructuras, que supuestos embarazos no deseados las hacenresponsables únicas de esos conflictos o de esas situaciones problemáticas…Enmuchas ocasiones se genera una violencia de género estructural contra la mujerpor el mero hecho del embarazo", Conocemos por tanto su intención de darprotección a las madres para que lleven a término el embarazo, prestándolascuanta información y ayudas le sean necesarias en los casos de dificultadeconómica, laboral o social. Falta saber el modo y en este sentido no faltanmodelos a seguir de una labor en este sentido. Ahí está la encomiable labor deasociaciones civiles benéficas como Red Madre, la Fundación Madrina, laFederación Nacional de Asociaciones Provida, SOS familia, etc. que llevan añosrealizando una preciosa tarea a favor de la maternidad.

¿Qué protección puederecibir, por ejemplo, una mujer violada que quiere seguir adelante con suembarazo?

Sin dejar de condenar y reconocer todoel daño que supone una violación, ¿no habría también que considerar lo quesupone el asesinato de un inocente? Algunas organizaciones abortistas seaprovechan de esta causa absolutamente deleznable de embarazo y explotan laparte sentimental para promover el aborto en general. De este modo la violaciónse convierte en un pretexto en pro de la política abortista. Pero siendo ciertoque la violación es un hecho condenable que daña la integridad y la dignidad dela persona, no lo es menos queel aborto es un acto de violencia injusto yevitable contra la vida de un inocente. El hecho de que el hijo no haya sido elfruto de un deseo no resta un ápice a su derecho a vivir. Además, el aborto encaso de violación ni borra ni cura la violación, pero sí puede añadir a lagravedad de un acto delictivo del que la mujer es la víctima, una segundavíctima, lo que podría aumentar las secuelas psicológicas de la mujer que losufre. Habría que ofrecer a la violada y embarazada, una visión positivade lo único bueno que trae esa situación, que es el hijo, y desarrollar un plande ayudas para la madre y el hijo. No hay otra opción éticamente aceptable niprácticamente efectiva. Sería importante desarrollar políticas deacogimiento y adopción efectivas para que la mujer en estas circunstanciassaque adelante su embarazo y sí no quiere quedarse con el hijo engendrado puedaentregarlo en adopción, de manera temporal o definitiva, a una familia que loquiera y lo cuide.

Se está recibiendomuchas presiones por parte de los colectivos favorables al aborto. ¿Piensausted que pueden echar atrás o modificar el proyecto de ley?

La Ley Aído, que entró en vigor enEspaña el 5 de julio de 2010, siguió un proceso inusualmente acelerado en losórganos legislativos y no fue un modelo de atención a todos los aspectos delproblema: científicos, médicos, jurídicos, sociales y éticos, ni se buscó eldebido consenso público en un tema tan delicado y que mantiene dividida a lasociedad. Al final, lo que queda es la convicción de que lo único que losustentaba eran razones ideológicas, que son las que siguen esgrimiendo convehemencia los y las feministas radicales que la apoyaron en contra de unaopinión mayoritaria de la sociedad española. El resultado fue una ley queantepone la «conveniencia» de la madre a la vida de los hijos e ignora laresponsabilidad del padre. Una Ley que en ningún caso se planteó a favor de lavida naciente. Sin embargo, la reforma que se pretende por parte del Gobiernoactual piensa tanto en la madre como en el hijo y cuenta con el respaldo de lasociedad española, que mayoritariamente votó un programa que prometía unareforma en la dirección de lo apuntado por el Ministro Gallardón: «Vamos ainsistir en la promoción de la inserción sociolaboral de las mujeresembarazadas, en garantías para conciliar su vida personal, laboral y familiar,en garantizar que se evite cualquier tipo de discriminación. Y vamos a estarprecisamente cerca de las mujeres más vulnerables: de las mujeres en paro, delas menores de edad, de las inmigrantes, de las mujeres con discapacidad». Siempreserá mejor pensar en positivo, a favor de la vida y de la salud de la madre ydel hijo, que solo en u pretendido derecho de la madre. El actual Gobierno nodebe ceder porque le sobran razones morales y el apoyo mayoritario de lasociedad española. 

¿Dónde se encuentra laverdadera libertad de decidir de la mujer?

No se es libre solo cuando el acto quese realiza se basa en que una ley determinada lo permite. No se es libre cuandose actúa motivado por presiones psicosociales, económicas, situacioneslaborales, presiones de la pareja, miedo al abandono, etc. Una ley puede serlegal pero no necesariamente legítima si no permite a las personas buscar lamejor opción para su vida y actuar de acuerdo con su conciencia, susconvicciones y sus principios. La verdadera libertad de toda decisión en lavida de cualquier persona es la de obrar en conciencia, respetar la verdad yrespetar siempre a las demás personas, empezando por la vida, que es el primeroy principal de los derechos de toda persona.

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 1
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4