El futuro se venga en los Presupuestos de 2009

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
22 octubre 2008
Panel de votaciones del Congreso. Sólo un voto de diferencia favor del Gobierno para rechazar las enmiendas que piden la retirada de las cuentas públicas de Zapatero para 2009. La foto con ese único voto de diferencia es el retrato de una evidente debilidad política.

Es el momento de releer lo que escribía el ahora gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez (Mafo), en uno de esos extraños períodos de su vida en los que no ha ocupado ningún cargo público y estaba a sueldo de Prisa. Se acababa la segunda legislatura de Aznar, Mafo participaba con Solchaga en una especie de reunión de coordinación de los responsables de la información económica del grupo, que se celebraba los lunes en la sede de Gran Vía. Era entonces columnista de El País. La gente de Aznar defendía la necesidad del déficit cero, de cumplir de forma estricta el Pacto de Estabilidad del Euro. Los economistas socialdemócratas del entorno de Analistas Financieros Internacionales y de Intermoney, de donde han salido muchos altos cargos de los gobiernos de Zapatero apostaban, sin embargo, por un aumento moderado del déficit, sumándose así a los países del Euro que querían interpretar de un modo flexible el Pacto de Estabilidad.

Mafo andaba entonces muy enfadado con Montoro, y le acusaba de protagonizar un "apagón estadístico" que no permitía conocer bien cuáles eran las dimensiones del déficit. Le acusaba de esconderlo debajo de algunas "alfombras contables". En noviembre de 2007 denunciaba que "en España no hay tal déficit cero, que el déficit público real supera el 2 por ciento del PIB como consecuencia del gasto público que hoy está escondido en organismos fuera de presupuesto pero que algún día emergerá. Aunque este déficit no afecte a los tipos de interés, sí afectará a los bolsillos de los españoles en el futuro y tendrá consecuencias contractivas sobre el gasto público, cuando los gobiernos que vengan tengan que pagar esas deudas escondidas". Mafo  criticaba el déficit que penaliza "los bolsillos de los españoles".

Las cuentas públicas que han pasado el primer trámite en el Congreso incluyen una previsión de crecimiento del 1 por ciento. El propio Solbes ha admitido que no se va a cumplir. El consenso de las previsiones independientes estima que 2009 se cerrará con decrecimiento. Eso significa que tampoco se va a cumplir la previsión de ingresos ni la de desempleo, el paro superará el 14 por ciento. Menos ingresos, por tanto, y más gastos de los previstos. José Barea, el hombre que sigue teniendo el presupuesto y la economía española en la cabeza, ha señalado que en las actuales circunstancias tampoco se va a cumplir la previsión del superávit de la Seguridad Social del 0,8 por ciento. Por eso parece bastante claro que el déficit va a estar por encima del 3 por ciento.

Más allá del plan de rescate de la Banca y de este presupuesto considerablemente deficitario, el Gobierno no ha puesto en marcha medida alguna para hacer frente a la crisis. De la mesa de reformas estructurales anunciada tras la reunión de Zapatero y Rajoy en Moncloa no se sabe nada. Por eso, una de las columnas que Mafo escribía en El País en octubre de 2003 parece redactada ayer: "No hay una sola línea en la que se planteen los Presupuestos como un instrumento para resolver los problemas del futuro. Sobre cómo el Presupuesto podría ayudar a resolver los principales problemas que tiene que afrontar en el futuro la economía española -el retraso en la productividad, la pérdida de competitividad con nuestros socios o la salida de un país que se ha hipotecado hasta límites desconocidos- no hay nada". Fernández Ordoñez denunciaba que los que iban a ser los últimos presupuestos de Aznar no habían sido capaces de corregir el rumbo de un modelo de crecimiento peligroso: "Siempre que la expansión de la construcción continúe y la inflación no se reduzca, los problemas podrían aplazarse un año más, pero parece difícil que no emerjan en algún momento a lo largo de la próxima legislatura. El futuro puede tardar en llegar, pero llegará. El país puede seguir todavía hipotecándose, manteniendo una inflación alta y financiando su déficit corriente sin demasiados problemas gracias a que estamos en el euro. Pero cuanto más tardemos en prepararnos para los problemas del futuro, el futuro se vengará y vendrá más lleno de problemas".

Cuatro años después la expansión de la construcción ha terminado, España no puede seguir hipotecándose y las fuentes del crédito exterior se han secado por la crisis financiera internacional. Todavía hay quien defiende que la mejor respuesta a la crisis es el propio déficit. De hecho, el Informe Económico y Financiero dice que "los Presupuestos para 2009 seguirán priorizando la inversión productiva para garantizar el crecimiento futuro y mantendrán el gasto social para apoyar a los ciudadanos más perjudicados". Pero en este asunto la autoridad del "maestro Barea" vuelve a ser contundente. Después de examinar las diferentes partidas concluye que no se le da ninguna prioridad al gasto en infraestructura ni al gasto encaminado a cambiar el modelo (educación, I+D). El 80 por ciento del incremento del gasto está dedicado a lo que se denomina gasto social. El aumento del gasto corriente duplica el aumento del gasto en inversión. Ni siquiera en descargo del aumento del déficit se puede argumentar que vaya a ser productivo. Parafraseando a Fernández Ordoñez, el futuro ha empezado a vengarse.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3