El festín de Babette

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.960
2 enero 2014
Lo que hemos elegido nos es concedido y lo que rechazamos nos es dado

La misericordia y la verdad se han encontrado. La justicia y la dicha se besarán mutuamente. En nuestra humana debilidad y miopía creemos que tenemos que hacer una elección en esta vida y temblamos ante el riesgo que corremos. Nuestra elección no importa nada. Llega un tiempo en el que se abren nuestros ojos y llegamos a comprender que la gracia es infinita y lo maravilloso, lo único que tenemos que hacer, es esperar con confianza y recibirla con gratitud. La gracia no pone condiciones.  

El general Lorens ha llegado a la cumbre del éxito militar y social. Pero vuelve a un pueblo perdido en Jutlandia, donde décadas atrás dejó esperando al amor de su vida. En su retorno, tanto los evangélicos del pueblo como el viejo general se topan con una cena inesperada. Babette, una cocinera francesa, ha empleado todo su dinero en ofrecer un festín a los aldeanos que la acogieron cuando ella huía de la Comuna parisina.  

Mirad, lo que hemos elegido nos es concedido y lo que rechazamos nos es dado. Incluso se nos devuelve aquello que tiramos porque la misericordia y la verdad se han encontrado y la justicia y la dicha se besarán.    

Luce un nuevo año. Los propósitos se acumulan y se hacen viejos nada más ser mentados. Traicionamos nuestras perfectas intenciones antes incluso de pronunciarlas y nos hacemos esclavos de ellas, bien porque las perseguimos sin éxito, bien porque sabemos que no nos devolverán nada, incluso aunque las alcanzáramos. En la película de Gabriel Axel se insinúan estos dos callejones sin salida: por un lado, el de los viejos puritanos del pueblo, que tiemblan al pensar que los manjares de Babette derretirán sus paladares. Por otro lado, el del general Lorens, consciente de sus malas elecciones y atormentado por lo que pudo hacer y no hizo. Sin embargo, la rigidez militar de los evangélicos y el malestar puritano del general acaban rindiéndose ante la gracia culinaria de Babette. La gratuita sobreabundancia, capaz de apartar los propósitos infecundos y de borrar la mala conciencia, nos abre la única vía posible. Si años atrás Lorens pensaba que la vida era despiadada, en el día del gran banquete exclama que “en este mundo nuestro todo es posible”.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6