El éxodo de Estados Unidos

Mundo · Lorenzo Albacete
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
7 julio 2011
Escribo este artículo poco después de la medianoche del 4 de julio, el día en el que se celebra en los EE.UU. la Independencia. El 4 de julio 1776 se presentó por primera vez la Declaración de la Independencia, escrita principalmente por Thomas Jefferson. He visto en televisión los fuegos artificiales que han seguido millones de personas en Washington, Nueva York y Boston, un extraordinario espectáculo que ha concluido con algunas canciones populares, canciones patrióticas y bailes.

Recuerdo haber escrito el año pasado en un día como hoy un editorial que comparaba la fiesta litúrgica de Santa Isabel de Portugal, que celebran todos los católicos del mundo, con la misa del Día de la Independencia, que se celebra sólo en de los Estados Unidos.

En ese artículo ponía en evidencia que en la misa latina, especialmente en el prefacio, tienden a hacer de los cimientos de los Estados Unidos un evento en la historia de la salvación, algo así como un "nuevo éxodo". En el éxodo de América, los peregrinos del nuevo pueblo de Dios huían de la esclavitud del paganismo (Europa era Egipto y el Papa el faraón malo) y llegaron a la tierra prometida de la libertad de culto.

No sé si la reciente revisión del misal ha cambiado en algo la misa el 4 de julio, pero este año mi reacción ha sido diferente, menos crítica y más positiva. Los millones de personas que celebraban el nacimiento de la nación representan una gran diversidad de creencias, una gran diversidad étnica, racial, cultural y religiosa. Una diversidad que habría conmocionado a los padres peregrinos.

Sin embargo, todos parecían compartir su concepto del Éxodo. A pesar de la grave crisis cultural, a pesar de las guerras políticas que les han paralizado, la mayoría de los estadounidenses siguen apegados al sueño americano. Siguen soñando, sólo Dios sabe en cuántos idiomas. Las palabras en inglés de la Declaración de Jefferson alegran a los estadounidenses y consiguen que, al menos en este día, saluden a la bandera de forma espontánea con esperanza y lágrimas en los ojos.

Pensemos en estas palabras: un Creador autor de derechos inalienables, el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad, el derecho de ser libre frente a un poder político despótico, el derecho a la propiedad, etc. Millones de palabras se han escrito sobre este documento, reflejan todas las interpretaciones, pero la gente normal en todo el mundo puede seguir llorando y sigue llorando al oír esas palabras, aunque Thomas Jefferson no liberó a sus esclavos nunca.

Vida, libertad y la búsqueda de la felicidad: éstas son las puertas para entrar en el corazón americano, deben ser la base para la nueva evangelización de América. Sólo hacen falta unos pocos católicos como Santa Isabel de Portugal.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2