Entrevista a Carlos Mulas, director general de la Fundación Ideas

´El Estado no es siempre el agente más creativo´

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 mayo 2012
El máximo responsable de la Fundación Ideas,el think tank de los socialistasespañoles, explica en www.paginasdigital.es sus ideas decómo superar la dialéctica tradicional entre Estado y mercado y el papelque debe tener la sociedad en la prestación de servicios.

En un reciente artículo en ElPaís usted apostaba por un "PSOE no sea sólo el partido que defiendael Estado de bienestar tradicional, sino que tiene que ser también elque apueste por modernizarlo y dinamizarlo". ¿En qué consiste estamodernización?

El Estado del Bienestar es una construcciónde los estados europeos, especialmente en periodos de gobiernosocialdemócrata, que en España desarrollaron intensamente los gobiernosde González y Zapatero. Ahora, sin embargo, hay factores coyunturales(como la crisis económica, el déficit público y el enorme desempleo) yfactores estructurales (como el cambio demográfico o el cambiotecnológico) que generan nuevos riesgos sociales para los ciudadanos yal mismo tiempo obligan a repensar las viejas prestaciones. Ante estasituación algunos optan desde hace tiempo por reducir el Estado debienestar, pero yo creo que es posible reformarlo y mejorarlo, con elobjetivo de convertirlo en un mecanismo más efectivo de inclusión yreactivación social y en un potente motor de crecimiento económico. Mipropuesta es la de avanzar hacia un Estado dinamizador, que reforme lospilares tradicionales del Estado de bienestar (como la sanidad, laeducación, el desempleo o las pensiones) y que cubra nuevos riesgossociales. Los países nórdicos hace tiempo que representan la avanzadillaen esa dirección. En particular, me parece fundamental poner el énfasisen un enfoque preventivo y activador en nuestras políticas sociales,superando así el tradicional enfoque protector. Hay que empezar por laspolíticas activas de empleo (que deberían incorporar programas novedososcomo el de rotación-sustitución o el de empresas en prácticas que yafuncionan en Dinamarca o Suecia). Y sobre todo el énfasis debe recaer enla inversión en la infancia y en las oportunidades para todos. Tambiénhabría que flexibilizar las figuras existentes: por ejemplo, los paradoso los pensionistas deberían poder combinar sus subsidios con puestos detrabajo complementarios que les mantendrían integrados. El Estadodinamizador se ocuparía de capacitar a las personas para una sociedad yuna economía en cambio permanente y adaptaría sus políticas a unarealidad híbrida, donde las personas pueden ser estudiantes ytrabajadores, empleados y empresarios, retirados y activos, a veces demanera simultánea y varias veces en su vida.

También defendía huir de las viejas contraposiciones entre Estado ymercado, superar "el viejo estatalismo" y adoptar la idea de la Big Societyde los conservadores británicos, que antes fue de la Tercera Vía deBair. Es un discurso muy novedoso para la izquierda española. ¿Cómohabría que hacerlo?

En los últimos tiempos se ha ahondado en laliteratura a propósito de la dialéctica tradicional entre Estado ymercado. El nuevo presidente de Francia, François Hollande, llegó amanifestar que su rival no era Sarkozy sino los mercados. El triunfo delas ideas neoconservadoras en lo moral y neoliberales en lo económico,inspiradas por los gobiernos de Thatcher y Reagan a comienzos de los 80,ha derivado en que, durante tres décadas, los mercados financieros hancampado a sus anchas sin regulación mínima. Una economía especulativa,hasta 75 veces la economía real, ha generado burbujas tecnológicas,inmobiliarias y financieras que han terminado por explotar. Esta desregulacióny sus nefastas consecuencias han abonado el discurso tradicional de laizquierda europea de someter y supeditar toda actividad económica a lavigía del Estado, alimentando la rivalidad. En mi opinión, sin embargo,ha llegado el momento de superar esa dialéctica. El Estado ha de ofrecerservicios públicos de calidad, impulsar sectores de la nueva economía(como las ecoindustrias, las energías renovables, la biotecnología o lasindustrias culturales) y garantizar que los mercados funcionan bien, sinburbujas y en plena competencia sin posiciones de dominio. Este es elterreno que necesitan los emprendedores, y ahí es donde se produce elcambio y la innovación productiva. Pero para la innovación y el avancesocial, el Estado no siempre es el agente más creativo, ni el másflexible. Las comunidades, los barrios, las asociaciones y las redesfamiliares o de amigos son muchas veces más capaces de ayudar a laspersonas en situaciones de necesidad, de aportar soluciones a problemasconcretos, e incluso de ofrecer nuevas oportunidades a sus miembros parasuperar las dificultades. Por eso, creo que es importante apoyar susactividades, dejarles espacio, premiar sus iniciativas y apoyarles desdeel sector público para que las expandan y complementen las acciones delEstado. Lo importante no es tener una Gran Sociedad, como dice Cameron,sino avanzar hacia una Sociedad Mejor, y creo que todo lo que vaya enesa dirección debe ser parte de la agenda progresista de futuro.

¿Qué significa en este momento apostar por la participación social?

Yo creo que las personas tenemos que ejercernuestro papel de ciudadanos, no sólo exigiendo nuestros derechos (porsupuesto), sino también atendiendo de manera ejemplar nuestrasobligaciones (como el pago de impuestos o la participación electoral,entre otros). Creo que esa es una buena forma de ayudar en la salida dela crisis primero, y avanzar después hacia una sociedad mejor. Inclusocuando no hay situaciones críticas, hay muchos ciudadanos que voluntariamentetrabajan para su comunidad y mejoran el espacio público compartido consus actitudes cívicas. Por ejemplo, los ciudadanos que reciclan lasbasuras, cuidan los jardines comunitarios, recogen a los animalesabandonados, ayudan en actividades extraescolares, organizan el ocio desu comunidad, donan sangre, enseñan idiomas o atienden a los extranjerosrealizan actividades ejemplares de ciudadanía que deberían tener unmayor reconocimiento público colectivo. No hace mucho, en la FundaciónIdeas discutimos sobre estas cuestiones, y pronto publicaremos a algunosautores que defienden la idea de crear un sistema de puntos deciudadanía que premie estos comportamientos. La participaciónciudadana no debe circunscribirse al ámbito social. Creo que elactivismo político es muy positivo para la calidad de nuestra democracia.Hoy en día las redes sociales ofrecen la oportunidad de contribuir demanera coral a elaborar programas electorales, decretos leyes, aenriquecer normativas nacionales y/o autonómicas, etc. Estamos en unmomento donde es perfectamente posible cooperar, de manera horizontal,en la mejora de la sociedad y, por supuesto, de la arquitectura denuestras instituciones públicas. El 15-M, con sus luces y sus sombras, hademostrado que, con respeto y decisión, se pueden perfectamenteintroducir asuntos en la agenda política e influir en los debatespúblicos.

¿En su proyecto tiene cabida la sociedad civil para prestarservicios públicos?

La sociedad civil, en la práctica, ya presta,por supuesto de manera subsidiaria, servicios públicos. Así lo hacencomedores sociales, asociaciones de inmigrantes, ONG, etc. Eso es unacosa y otra muy distinta, como propone la señora Mato, es que lasociedad civil tenga que cubrir la atención sanitaria básica deinmigrantes sin papeles. Eso es imposible a día de hoy, y ademásinmoral, ya que estamos hablando de un servicio universal que debegarantizar el Estado, sin ningún tipo de discriminación. Creo que hayservicios públicos que, por su dimensión e importancia, deberá prestarsiempre el Estado porque es el que puede ofrecer un mejor equilibrioentre equidad y eficiencia, solidaridad y excelencia, que son aspectosfundamentales para tener una sociedad cohesionada. Sin embargo, hayotros servicios de menor tamaño, que precisan más cercanía, un mayorconocimiento del terreno y una menor burocracia que sí pueden serproporcionados por la sociedad civil. La integración de colectivosexcluidos en los barrios, la atención a familias monoparentales onumerosas, el apoyo en situaciones de dependencia, la reactivación delos mayores, el ocio comunitario, la reforestación o las competicionesdeportivas son sólo algunos ejemplos de la multitud de tareas que ya serealizan desde la sociedad civil y que deben reforzarse.

¿Qué importancia debería darle el nuevo PSOE a la relación con lasociedad?

Creo que hay que darle toda la importancia aesa nueva relación entre el PSOE y la sociedad. El PSOE tiene su origenen el movimiento obrero, pero ante todo es un partido de ciudadanos ypara los ciudadanos. Es un partido socialista porque cree en lasociedad, como colectivo, y también cree en el potencial de cada uno desus miembros para contribuir al bien común. Tras estos años de gobierno,es un buen momento para que el PSOE abra las agrupaciones de par en par,para que la gente que tiene mucho que aportar pueda hacerlo más allá delesquema férreo y un tanto obsoleto en el que en ocasiones se mueven lospartidos. El activismo político y social no debe limitarse a las estructurasorgánicas. Las figuras de los simpatizantes, los militantes virtuales, olos voluntarios por proyectos deben reforzarse. En los próximos meses,la Fundación Ideas hará aportaciones a este debate en curso y a lapropuesta de renovación institucional que está coordinando el exministro Ramón Jáuregui. Lo importante es lograr que se involucren enesta nueva etapa expertos en las más diversas materias y ciudadanos detoda condición; que lo hagan con ganas y nuevas propuestas, desdedistintos sectores de la vida civil y profesional, y que contribuyan aactualizar la propuesta política con la que el PSOE se presentará a lasociedad en el futuro. Creo que ha llegado el momento de invitar a todoel mundo que tenga algo que aportar, dentro de un esquema de valores yuna filosofía vital progresista, al proyecto común del PSOE.

Noticias relacionadas

Una presidenta (Ayuso) en Nueva York
España · Ángel Satué
Isabel Díaz Ayuso estuvo recientemente una semana fuera de España, en los Estados Unidos de América, buscando inversiones para la región madrileña, que preside. ...
14 octubre 2021 | Me gusta 4
Homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI organizan un homenaje a Mikel Azurmendi con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
13 octubre 2021 | Me gusta 1
Contemplando el reflejo estelar
España · Marco Bersanelli
Emblema de la inmensidad, el cielo estrellado se ha hecho cercanísimo a pesar de su lejanía remota. La propia vida brotó de esa materia y de su energía...
7 octubre 2021 | Me gusta 4
Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 4