El verdadero peligro, la pérdida del gusto de vivir

`El diccionario debería incluir la palabra `experienciar“

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 octubre 2009
Agustín Domingo Moratalla, profesor de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Valencia, habla para Páginas Digital del manifiesto que Comunión y Liberación ha publicado con motivo de la reforma legal del aborto en España.

Comunión y Liberación ha hecho público un manifiesto sobre el aborto, ¿qué le parece?

Una buena iniciativa para plantear las cuestiones de fondo en las que no parecen entrar gran parte de los agentes sociales, políticos y culturales. Una ocasión para promover debates públicos con altura de miras que nos ayuden a clarificar posiciones en el nuevo contexto cultural global. Nuestras posiciones y las de quienes nos rodean son menos claras de lo que nos imaginamos, no resisten la conversación pausada, el diálogo sereno y el aprendizaje compartido. Es una oportunidad para que la agenda cultural de nuestras vidas sea fruto de nuestra iniciativa y nos planteemos con serenidad cuáles son las metas de nuestras prácticas familiares, profesionales, políticas y culturales.

En el manifiesto se vincula el  aborto con la cuestión del gusto y el sentido de la vida.

Es una iniciativa oportuna para recuperar el gusto no sólo como categoría estética o individual sino como categoría cultural, ética y política. Los herederos de una cultura ilustrada individualista han abierto una brecha importante entre la estética y la moral política.

¿En qué sentido?

Por un lado, han planteado las cuestiones estéticas como problemas sobre los que no cabe argumentación o deliberación pública, sólo cabe el gusto entendido como capricho arbitrario o antojo personal. De esta forma, se blindan las posiciones pregonando el dogma romántico de que "sobre gustos no hay nada escrito", como si no pudiéramos deliberar pública y racionalmente sobre la posibilidad de educar para el "buen gusto". En este contexto, nadie duda de que sea posible una deliberación sobre buen gusto, siempre y cuando se reduzca a cuestiones moralmente inofensivas, indumentarias o culinarias. Por eso, el buen gusto es una referencia reducida a espacios culturales relacionados con la indumentaria, la cocina, la decoración o los programas llamados "del corazón".

Por otro lado, se han reducido las cuestiones de moral política a problemas jurídicos o administrativos, sobre los que la argumentación o deliberación pública está remitida a procedimientos o formalidades. De esta forma, se procura que todo esté escrito y se busca "un protocolo" para cada función o práctica. Los profesionales de la administración pública o los políticos deben dejar a un lado su estilo, su buen o mal gusto, su mejor o peor criterio. Sólo les queda someterse al protocolo. Conviene que no planteen estos problemas de gusto, que acaban simplificándose como "problemas de conciencia individual", que se tolera o consiente como mal menor pero sin credibilidad para la argumentación o deliberación pública. El gusto es un tema marginal, reservado para fines de semana o domingos por la tarde, se reduce a problemas de indumentaria, estilos de consumo o formas decorativas.

¿Qué consecuencias han tenido estas reducciones?

Estos reduccionismos han impedido que el buen gusto se instale en los debates educativos y culturales. A pesar de la inflación en legislación educativa de los gobiernos, ninguna norma educativa ha planteado la necesidad de educar en el horizonte del buen gusto, ni siquiera han abierto un debate sobre el tema porque están presos del dogma romántico. Se olvidan de que "hay gustos que merecen palos", que hay unas experiencias humanas que entrenan para el gusto, o incluso el deleite, y que hay otras experiencias que embrutecen el gusto y hasta dificultan el deleite. Por todo esto los educadores no sólo buscamos un criterio sino que nos preocupa compartirlo, gustarlo y degustarlo.

Se habla en el texto de la necesidad de una respuesta educativa para responder a la mentalidad que subyace a la reforma de la legislación.

Me parece necesario y urgente que la respuesta sea educativa, para trabajar no sólo en clave preventiva sino en clave propositiva. El documento nos invita a salir de la noria política y administrativa en la que se ha situado nuestro debate educativo, como si los cambios sucesivos de legislaciones solucionaran el desencanto, la desilusión y la frustración cultural en la que viven numerosos educadores.

¿Podemos contribuir a superar la soledad que acompaña al aborto?

Fomentando el gusto de vivir, planteando la vida como donación y no como experimentación. La vida no se puede plantear únicamente en términos de tener o no tener, de poner o de quitar, se tiene que plantear también en términos de "gustar" y "degustar". A veces la vida se plantea sólo en clave de "probar", como si fuera un experimento, una prueba. Es un nivel básico de la experiencia humana, un nivel mecánico de la vida donde el número y la diversidad de experimentos con la vida determinan su sentido. Si planteamos la vida en clave de "gustar", entonces la vida no es una prueba voluntarista sino una experiencia de donación, agradecimiento, sufrimiento y misterio. Deberíamos pedir que el diccionario incluyera el término experienciar la vida para describir esta probación de vivir no como experimento mecánico o prueba arbitraria sino como gusto y degustación.

Noticias relacionadas

Otro milagro de primavera
Cultura · Elena Santa María
Aunque falta un mes para el cambio de estación, Machado vuelve a ser actualidad hoy: «Mi corazón espera / también hacia la luz y hacia la vida / otro milagro de la primavera»....
24 febrero 2021 | Me gusta 1
Lo que no cuadra
Cultura · Jesús de Alba
El episodio especial de Navidad de la serie Euphoria de HBO me ha hecho ver con especial claridad un aspecto central de nuestras vidas que no solo aparece tantas veces soterrado o escondido, sino que además, y esto es lo que desenmascara el capítulo, su omisión aparece tantas...
30 diciembre 2020 | Me gusta 103
¿El otro es un bien?
Cultura · PaginasDigital
Esta semana ha tenido lugar en el Obispado de San Sebastián, a iniciativa del obispo Munilla, una conversación a tres en la que él manifestaba la enorme dificultad de asegurar un proceso de reconciliación entre los vascos tras la convulsa reciente historia de terrorismo y...
30 diciembre 2020 | Me gusta 100
Dorothy Day, el sabueso del cielo
Cultura · Ivo Paiusco
Hace cuarenta años (el 29 de noviembre de 1980) se iba, a los 83 años de edad, Dorothy Day. Esta mujer fue una de las presencias más significativas de la vida social y cultural, y seguramente también eclesial, norteamericana en el siglo pasado. Day supo conjugar...
18 diciembre 2020 | Me gusta 55