El desafío de Estrasburgo

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 517
23 octubre 2013
30 años. Es el tiempo que hizo falta para que un relato describiera con precisión la mentira del terrorismo y la dignidad de un pueblo que supo no caer en la espiral de nihilismo que le acompañó.

30 años. Es el tiempo que hizo falta para que un relato describiera con precisión la mentira del terrorismo y la dignidad de un pueblo que supo no caer en la espiral de nihilismo que le acompañó. Hasta qué Ángel González Sainz no pública, en 2010, Ojos que no ven es difícil encontrar en la narrativa española una historia que refleje esa misteriosa apuesta por la positividad que le permite a una inmensa mayoría de los españoles no odiar, no desear más violencia, respetar el Estado de Derecho. Felipe Díaz Carrión, el protagonista de la novela, encarna a todos los que gracias a una tradición, al amor a la naturaleza o a una fe explícita supieron estar de pie en circunstancias muy difíciles. Y estar en pie ha sido y es amar más el movimiento de la vida, en este caso de un pueblo, que la foto fija de una reparación imposible. El mal siempre quiere dejarte quieto haciendo los números de un balance que no cuadra.

Estamos en momento en el que nos conviene dar un paso. No es fácil. La doctrina Parot, que ha rebatido Estrasburgo, ha sido un instrumento jurídico útil para solucionar un vacío de nuestro ordenamiento jurídico. El Código Penal del 95 no garantizó el cumplimiento íntegro de las penas. Además el sistema punitivo del inicio de la democracia, que afortunadamente apostó por la reinserción, no contemplaba la posibilidad de que se cumplieran condenas relativamente largas y los presos pudieran salir a la cárcel sin arrepentirse.

Pero la doctrina Parot, reconozcámoslo, tenía sus debilidades. Como ha puesto de manifiesto Estrasburgo. Hubiera habido razones jurídicas para que esa doctrina siguiera vigente. Sobre todo, teniendo en cuenta que fue una de las reivindicaciones de los terroristas en el proceso de paz iniciado por Zapatero. Habría sido también deseable que el fin de la violencia se estuviese produciendo de otro modo. Que no se hubiera legalizado tan pronto a Sortu, que hubiese habido más garantías, que los terroristas hubieran pedido perdón.

Pero estamos donde estamos. Seamos sinceros: no hay que rasgarse las vestiduras por reconocer que el derecho, la Ley de partidos políticos y el ordenamiento penal y penitenciario, no se leían igual antes, cuando había muertos, que ahora que no los hay.

Hay que seguir en movimiento. Se ha vencido al terrorismo. El reto de la anulación de la doctrina Parot es semejante al que supuso el de la violencia. Requiere aprender a convivir con los que mataron sin quedarse fijos en el pasado. A esto se le puede llamar de muchas maneras, quizás la más completa es la que se encierra en la palabra perdón. La justicia auténtica nunca es la compensación del bien perdido, es algo nuevo, diferente, más grande. Grande como el bien de la gente. Let` s move on, que diría un anglosajón.

Noticias relacionadas

La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2