El coste de la no oposición

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 abril 2012
Semana de debate de las enmiendas al presupuesto. El Gobierno se queda solo en la defensa de las que ya se conocen como las más austeras de la democracia. Montoro, sin papeles, argumentaba la necesidad de reducir el déficit al 5,3 por ciento, mientras fuera del hemiciclo rugía la tormenta de la posible intervención. Las letras a 6 meses se colocaban al doble del interés que la subasta anterior. Ya se debate si con un diferencial de la prima de riesgo de 500 puntos básicos el rescate es inevitable. El FMI pide el uso de dinero público para rescatar a los bancos españoles.

Semana de debate presupuestario que empezaba con la confirmación en Bruselas: el anterior Gobierno ocultó 26.000 millones de euros. El peor pecado. La mentira que aumenta la desconfianza. Y el BCE que repite que no está dispuesto a comprar deuda. Pero en el hemiciclo el debate discurre por senderos ideológicos.

Rubalcaba plantea un aplazamiento de la reducción del déficit público que teóricamente es posible pero prácticamente impensable. Francia puede cuestionar la política de la Merkel. España no. Y Durán i Lleida, que siempre suele aportar materia para una discusión concreta y positiva, encastillado en la reivindicación de 219 millones para Cataluña que el Estado no puede pagar. En un momento en el que es más necesario que nunca un debate a fondo, las intervenciones en la Carrera de San Jerónimo han vuelto a repetir arquetipos ideológicos pensados para satisfacer a la parroquia de cada lado.

La esperanza es que, como dice el CIS, los españoles estén más centrados que los partidos. Esta semana se ha visto el coste de la no oposición -repetir consignas no es hacer oposición-. La reducción del déficit es ineludible. Pero la falta de una discusión seria de la clase política hace más difícil que la sociedad civil tome conciencia de la situación en que vivimos e impide realmente ir a las cosas. Porque el recorte del gasto es necesario pero no vale cualquiera.

Acción Familiar ha denunciado, por ejemplo, que los presupuestos no han supuesto un cambio de la cultura de la política familiar (http://www.accionfamiliar.org/fundacion). Luis Garicano, el economista español en la London Business School ha señalado que seguimos presos del populismo del pasado (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/09/opinion/1333968442.html). Florentino Felguroso, también reputado economista, ha explicado las consecuencias del ajuste educativo (http://www.fedeablogs.net/economia/?p=20973) y la necesidad de mirar más al futuro. ¿Por qué no hablamos de este tipo de cosas? ¿Por qué no hablamos de las cosas?

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3