Entrevista con Giorgio Vittadini

¿El corazón del Meeting? Han sido los voluntarios. Ahora, el desafío del diálogo

Meeting · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
2 septiembre 2009
"El Meeting es un voluntario que se pasa horas bajo el sol para discutir con los que quieren aparcar donde no pueden hacerlo". Ha abrazado a Tony Blair y ha estrechado la mano a dos premios Nobel, pero para Giorgio Vittadini el encuentro más importante sigue siendo el que ha tenido con los que han estado una semana trabajando para hacer posible el acontecimiento cultural y político más rico del año. Sin sentimentalismo alguno: el juicio del presidente de la Fundación para la Subsidiariedad refleja la idea de la relación entre la persona y Dios, una concepción teológica y moral basada en el encuentro con Cristo, fundamentada sobre un encuentro real, hecho de testimonios y de obras, de oración y de sudor.

De Juan Pablo II a Von Balthasar, de los Trabajadores Sin Tierra a Milbank: entre tantos que han pasado en estos 30 años por el Recinto Ferial de Rímini, ¿cuál representa mejor al Meeting?

Sin quitar nada a los gigantes de la fe, de la cultura o de la paz, el Meeting de Rímini es su pueblo y en particular los voluntarios que trabajan en cada uno de los servicios. Vienen aquí para trabajar gratis, se pagan el hotel, no pueden seguir los encuentros si coinciden con el turno que deben cubrir, y sobre todo prueban la decepción de los primeros discípulos de Cristo.

¿Cómo?

Cada día, estos chicos se pasan horas discutiendo con quienes quieren aparcar donde no se puede. Blair se quejó del calor, pero ellos están durante horas al sol; me parece lógico que puedan desilusionarse, como los discípulos del Señor cuando todos los rechazaban y atacaban. Después vuelven a casa y entienden que el crecimiento personal, lo que aprenden en el Meeting, consiste en lo que han dado, en el hecho de que se han puesto en juego, han sufrido. Sobre todo este año ellos son el corazón del Meeting, son quienes llegan verdaderamente al conocimiento, que es siempre un acontecimiento.

¿Está seguro de que la realidad no es más simple y de que muchos de ellos no vuelven verdaderamente desilusionados de este encuentro?

Los números que crecen cada año, las personas que se ofrecen para trabajar aquí, dicen lo contrario. Pero no sirve de nada hacer un discurso estadístico. El voluntario agotado por el cansancio encarna perfectamente al hombre que llega al conocimiento porque, como nos han enseñado Brague, Mather y Townes, no se puede conocer nada si uno no se implica. Di Martino, que ha releído la filosofía moderna bajo esta iluminación, ha desmontado paso a paso la pretensión de separar al sujeto del proceso de conocimiento y Carrón ha llevado a la cima de la experiencia cristiana el acontecimiento de la conversión, analizando el caso de San Pablo. Mery Ann Glendon ha hecho explícito el vínculo entre la belleza y el derecho natural, demostrando que todos los hombres están capacitados para reconocer este nexo. El conocimiento no puede ser sin afecto, y sólo cuando el hombre acepta el acontecimiento y se deja golpear por la realidad, habitada por el Misterio, puede "conocer" realmente. En este sentido, una semana de fatiga puede ser más eficaz que asistir distraídamente a la intervención de un premio Nobel.

Por el Meeting han pasado cientos de miles de personas. ¿Qué cree que les ha quedado de esta experiencia?

Son pocos los que saben que los grupos de Comunión y Liberación hacen el camino del Meeting durante el año, pero además desde hace tiempo no sólo lo hacen los miembros de Comunión y Liberación. Más allá de los contenidos, aquí se establecen relaciones, con los ponentes y entre el público, que no terminan con el Meeting. Marco Bersanelli, a partir del Meeting, ha preparado un programa de colaboración con la Templeton Foundation. Muchos empresarios, profesores y jóvenes vienen aquí a tomar apuntes que después ponen a prueba en su experiencia de vida.

¿El Meeting es sólo un encuentro entre culturas o modifica relaciones, situaciones… en resumen, deja un sello en la historia de los pueblos?

Aquí suceden hechos que tienen reflejo histórico. La conferencia de los líderes africanos con Frattini, por ejemplo, ha permitido una serie de encuentros bilaterales. La dimensión cada vez más internacional de esta manifestación no significa sólo un cartel más rico, sino obras de desarrollo que intentamos construir pacientemente. También en términos eclesiales, el Meeting nos cambia a todos: el clima de apertura que tiene lugar en Rímini no afecta sólo a los miembros de CL.

Los políticos hacen cola para venir aquí. ¿También ellos están cambiando?

"Nuestra" política es la que acepta afrontar los problemas del hombre, moverse a partir de hechos, utilizando el instrumento del diálogo. No nos interesa, por tanto, entrar en cotilleos políticos o personales: tenemos cosas más importantes de las que hablar. Dicho esto, creo que afrontar el tema de la inmigración con los líderes africanos significa dejar una marca, sentar las bases para resolver el problema. Así como hablar de la crisis con el gobernador Draghi o con el ministro Tremonti quiere decir comprender mejor el escenario en que nos moveremos durante algunas semanas. Ésta es la política que le gusta al Meeting, la política que debate -como han hecho Lupi y Bersani- sin poner zancadillas ni deslegitimar a las personas. Del resto, el ejemplo más claro en este sentido es la intervención del presidente del Senado, Renato Schifani, que ha señalado el camino para un recuperación humana, cultural y política para Italia, en un clima de concordia y afán constructivo.

¿Petro luego cambia algo?

El Intergrupo de la Subsidiariedad nació aquí, es hijo del Meeting.

Éste ha sido también el Meeting de las conversiones…

Más allá del testimonio de Blair, este año se ha hablado mucho de la conversión de Jannacci y él ha aclarado que no se ha convertido porque él ya era creyente. Sin embargo, una vez más hemos encontrado un hombre verdadero en acción, en el escenario y fuera de él. El encuentro con él quedará para la historia del Meeting.

El Meeting tiene también un formato triunfador. Después de 30 años, ¿piensan en cambiarlo?

No se habla de ello porque lo cambiamos todos los años: los puntos centrales, un cierto modo de organizar las exposiciones y la restauración nacieron y fueron cambiando en relación a los input que nos llegan de los protagonistas. A veces los mismos ponentes nos proponen soluciones innovadoras para el año siguiente. Sucedió con Cleuza y Marcos Zerbini, y con el Padre Aldo. Por último, o en primer lugar, es importante el diálogo con las otras realidades de la Iglesia y con las otras iglesias. Puesto que la figura del Meeting es también religiosa, de hecho una parte del programa nace en sintonía con las autoridades eclesiásticas.

Noticias relacionadas

El otro es un bien, también en política
Meeting · PaginasDigital
23 de febrero de 2017. Conversación en el Senado entre Juan Carlos Girauta, Pablo Casado y Ramón Jáuregui sobre el capítulo ´El otro es un bien, también en política´ del libro La Belleza Desarmada de Julián Carrón, organizada por...
28 febrero 2017 | Me gusta 1
Julián Carrón sobre los desafíos de Europa
Meeting · PaginasDigital
De Juan Pablo II a Von Balthasar, de los Trabajadores Sin Tierra a Milbank: entre tantos que han pasado en estos 30 años por el Recinto Ferial de Rímini, ¿cuál representa mejor al Meeting? Sin quitar nada a los gigantes de la fe, de la...
24 noviembre 2016 | Me gusta 1
Julián Carrón, los desafíos de Europa
Meeting · PaginasDigital
De Juan Pablo II a Von Balthasar, de los Trabajadores Sin Tierra a Milbank: entre tantos que han pasado en estos 30 años por el Recinto Ferial de Rímini, ¿cuál representa mejor al Meeting? Sin quitar nada a los gigantes de la fe, de la...
24 noviembre 2016 | Me gusta 0
Bocatas, pasión por el hombre
Meeting · PaginasDigital
De Juan Pablo II a Von Balthasar, de los Trabajadores Sin Tierra a Milbank: entre tantos que han pasado en estos 30 años por el Recinto Ferial de Rímini, ¿cuál representa mejor al Meeting? Sin quitar nada a los gigantes de la fe, de la...
15 noviembre 2016 | Me gusta 0