El camino cubano a la libertad

Mundo · Regis Iglesias
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 junio 2011
Tal vez muchos traten de silenciar, por maledicencia o por simple ignorancia, los hechos: los cubanos comenzamos la transición hace ocho años. El 10 de mayo de 2002 once mil veinte ciudadanos cubanos presentaron al congreso de la isla una solicitud de plebiscito para que se garantizaran con leyes los derechos de todos. Esta iniciativa de ley pudo ser presentada al parlamento, que absolutamente controla el régimen, en medio de una feroz persecución y una represión brutal que en marzo de 2003 llevó a la cárcel a más de 40 gestores nacionales de dicho proyecto de ley conocido como Proyecto Varela. En prisión pudimos enterarnos de una nueva entrega de solicitud sobre este referendo respaldada en esta ocasión por 14.384 firmas de ciudadanos que se sumaban al reclamo popular.

Es interesante que en una sociedad hermética y represiva como la cubana, más de 25.000 ciudadanos den individualmente ese primer paso de liberación respaldando el gesto colectivo y solidario que beneficiará a millones de cubanos haciendo pública la entrega de sus datos personales para un proceso que reclama el inicio de la transición pacífica y ordenada hacia la democracia. Esto había sido inédito en la Cuba comunista. La base social que representan estos ciudadanos continuará ofreciendo a la oposición democrática cubana infinitas posibilidades y capacidad. Podría llegar a conjugarse en su momento la fuerza del reclamo de la ley y también la masa ordenada y decidida que pacíficamente cambie con su desafío pacífico la sociedad cubana.

El Proyecto Varela sigue extendiéndose dentro de Cuba. Sus cinco propuestas -libertad de expresión y asociación; libertad inmediata a los prisioneros políticos de conciencia; libertades económicas para los cubanos; derecho a participar libremente en el gobierno del país y elecciones libres y democráticas- resumen lo que el pueblo cubano necesita con urgencia. Más de 17.000 cubanos dentro y fuera de la isla han participado de los equipos del diálogo nacional iniciado en 2004. Estos cubanos han diseñado un programa transitorio que define las pautas a seguir en el proceso ordenado y cívico de reconciliación y cambios. Son ellos la referencia ineludible para la transición y para la Cuba del futuro próximo que se diseña entre todos y sin exclusiones.

Los cubanos quieren servicios sociales sostenibles y racionales, programas focalizados para reducir la pobreza y las abismales desigualdades entre el pueblo y la cúpula militar que ostenta el poder, economía diversificada y competitiva que sea descentralizada y libre donde la iniciativa personal y colectiva sea el motor que genere riquezas con garantía y respeto para la inversión nacional y foránea. Los cubanos queremos derechos a sindicalizarnos, asociarnos y expresarnos libremente. Participar en el gobierno del país, un país donde las leyes finalmente garanticen todos los derechos para todos los cubanos.

Regis Iglesias es portavoz del Movimiento Cristiano Liberación (deportado a España)

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3