El americano

España · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Se estrena El americano, la segunda película del fotógrafo profesional holandés Anton Corbijn, un thriller protagonizado por Georges Clooney. El argumento se centra en un asesino a sueldo, Jack (George Clooney), que tras una operación fallida en tierras escandinavas, se esconde en Italia huyendo de unos suecos que quieren acabar con su vida. Italia se presenta como remanso de paz, con buen vino, bellas mujeres y dulce vida rural. Jack va a relacionarse sólo con dos personas que representan modelos de vida opuestos: Clara (Violante Placido), una prostituta, y el padre Benedetto (Paolo Bonacelli), párroco del pueblo. De la primera, Jack se encariña y va a comenzar un idílico romance con ella; del segundo Jack va a escuchar las únicas certezas morales que se van a pronunciar en toda la película. Pero algo turba la falsa paz de Jack: una misteriosa mujer, Mathilde (Thekla Reuten), le encarga un insólito trabajo: que le fabrique un rifle de precisión con balas de mercurio. Mientras cumple su encargo, Jack se da cuenta de que sus perseguidores finalmente le han localizado.

La película está envuelta en un halo de misterio y ninguna de las preguntas que nos hacemos durante el film relativas al "trabajo" de Jack (cómo, por qué, quién, dónde…) van a encontrar respuesta. Y es que lo importante no es la trama policíaca, sino la desnudez moral de un hombre que está ante el bien y el mal de una forma radical. El sacerdote encarna el cambio de vida en aras del amor; Clara aparece como el camino posible para llegar a ese amor… pero -en palabras del director- "¿se puede hacer el bien después de años de hacer el mal?". Es decir, el pasado y las propias acciones tienen consecuencias, y con ellas es necesario finalmente hacer las cuentas. Esta forma que tiene la vida de pasar factura moral ha sido tratada muchas veces en el cine (recordemos por ejemplo el final de El Padrino III), y especialmente en el western. De hecho es este género cinematográfico tan americano el que Anton Corbijn reconoce como referente formal y conceptual de El americano: un solitario forastero poco locuaz que llega a un pueblo arrastrando un innombrable pasado, un pasado que un día irrumpirá violentamente en el presente. Hasta los consabidos duelos los podemos encontrar en el film de Corbijn.

Por tanto, la película se pregunta si es posible la redención, la segunda oportunidad, y lo hace con la angustia de un escepticismo posmoderno muy nihilista. La sombra de la primera escena del film, de nihilismo puro, se proyecta fatídicamente sobre el resto del metraje. El personaje de Jack vive protegiéndose de los vínculos humanos para no sufrir cuando la muerte dé sus zarpazos. "Vengo a buscar placer, no a darlo", le espeta hirientemente a Clara en una de sus citas. Es curioso que hace pocos meses, Clooney protagonizara otra cinta, Up in the air, que ofrecía idéntica reflexión: no hay redención para el que no quiere vínculos. Como le dice a Jack el padre Benedetto: "No dudes de la existencia del infierno, tú vives en él".

El formato de esta fábula moral es original: el film es muy lento, apenas tiene diálogos, la presencia musical es muy importante, trabaja mucho los primeros planos… pero también es muy convencional en las escenas de acción, y muy explícito en el tratamiento del sexo y la violencia, que son mostrados sin elipsis ni fueras de campo. Consigue trasmitir muy bien una atmósfera de vacío, de confusión, de pesadilla suave e indolora. Porque si vemos en el film una metáfora de la vida se nos está diciendo que no sabemos por qué ni para quién trabajamos (vivimos), y que al final todo es una estafa porque nunca alcanzamos lo que anhelamos. En realidad, más que un thriller estamos ante una tragedia, que es el marco dramático más adecuado a los tiempos que vivimos.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6