Desde el escaño

¿Economía de guerra?

España · Eugenio Nasarre
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 junio 2012
Leía la semana pasada en un influyente diario el siguiente titular: "La economía de guerra deja a Madrid a oscuras, sin metro nocturno y entre más basura" (Sic). A primera vista creí que se trataba de un artículo que evocaba algún episodio de nuestra guerra civil o, acaso, de la postguerra. Pero no. El artículo era de rabiosa actualidad. Analizaba, enlazándolas, tres noticias de los últimos días: a) que el Ayuntamiento de Madrid había anunciado que no habría recogida de basuras los domingos (el resto de los días, sí); b) que el metro adelantaría la hora de cierre a las 12 de la noche; y c) que se apagaría una parte de las farolas que dan iluminación a las calles de Madrid.

La lectura del titular me hizo reflexionar. Desde luego no era un modelo de rigor informativo. Podía servir en las escuelas de periodismo como ejemplo de prensa amarilla, la que mediante titulares escandalosos pretende llamar la atención al lector.

Pero el centro de mi reflexión era otro. Evidentemente al redactor que había titulado así la información no le gustaban las tres noticias de las que daba cuenta. Le parecía, incluso, que provocarían una situación tan penosa que sólo podría calificarse como propia de una "economía de guerra". Si esta visión del redactor fuese compartida por la gran mayoría de sus lectores (en lo que seguramente pensaba, pues siempre los titulares intentan lograr una complicidad con el público al que se dirigen), mi reflexión se tornaba en honda preocupación.

Porque mi reacción al conocer las tres noticias fue exactamente la contraria de la del redactor de marras. Me pareció que estábamos en presencia de tres buenas noticias y que nos teníamos que felicitar porque, finalmente, nuestras autoridades empezaban a reaccionar en la buena dirección. En las ciudades más prósperas del planeta no se recoge la basura todos los días. En varias de esas ciudades el metro se cierra antes del de Madrid. Los ciudadanos de aquellas urbes, más prósperas ahora que la nuestra, aceptan tal situación, porque consideran que no pueden permitirse lujos.

El autor del titular creía que lo normal era la situación en la que estábamos viviendo y que cualquier medida de austeridad (¿no lo es apagar las luces de nuestra casa cuando no las necesitamos, como hacían nuestros abuelos?) es algo desagradable de por sí y, por tanto, rechazable.

He venido sosteniendo que nos resultará imposible superar la crisis si no se produce en nosotros (en la sociedad española) un cambio de actitud. El titular demuestra que no se ha producido en su autor y que él cree que tampoco en sus lectores. Porque su reacción es la propia del niño mimado y mal criado, que protesta cuando en su casa hay que prescindir de cosas que le gustaban. Y, también, la del nuevo rico, que en seguida se olvida de dónde procede.

Este es el mal de una parte de la sociedad española, pero, sobre todo, de muchos de sus voceros. A cualquier renuncia razonable, a cualquier ajuste que implique algo de incomodidad se los tilda de sacrificios insoportables. Por mi parte, estoy convencido de dos cosas: que con estas medidas adoptadas por las autoridades de Madrid se puede vivir tan bien como antes, incluso mucho más razonablemente. Pero también, que si no adoptamos medidas similares, entonces el titular que comento ya no será una exageración sino que responderá a la pura verdad: la de una economía de guerra propia de una sociedad depauperada. Todavía estamos a tiempo de evitarlo.

Noticias relacionadas

¿Diez años de silencio de ETA?
España · Juan Carlos Hernández
Hace diez años la banda terrorista anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. Dejaba tras de sí cientos de asesinatos, miles de exiliados, una huella de dolor imborrable y una sociedad con mala conciencia ya que en su inmensa mayoría miró a otro lado quizá en muchas ocasiones por...
26 octubre 2021 | Me gusta 0
La mecha que enciende los motores de la recuperación
España · Giorgio Vittadini
El sistema parece que aguanta. Las crisis –pandémica, económica, política, entre otras– están sacando a la luz una estabilidad inesperada. Mañana veremos las consecuencias pero hoy merece la pena mirar un poco la superficie....
19 octubre 2021 | Me gusta 2
Una presidenta (Ayuso) en Nueva York
España · Ángel Satué
Isabel Díaz Ayuso estuvo recientemente una semana fuera de España, en los Estados Unidos de América, buscando inversiones para la región madrileña, que preside. ...
14 octubre 2021 | Me gusta 4
Homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI organizan un homenaje a Mikel Azurmendi con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
13 octubre 2021 | Me gusta 1