El Kiosco

Dolor

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 319
13 octubre 2016
En varias ocasiones el líder del Podemos, Pablo Iglesias, ha repetido que su partido debe trabajar en la politización del dolor. Juan Cruz le respondía desde El País: ´La política es la búsqueda del bienestar, el dolor es malestar; pero no es tan solo malestar opuesto al Estado de bienestar, es malestar por el dolor mismo. Quién no ha visto el dolor haciéndose, y el dolor sufriendo; quién no ha estado en los hospitales o en las clínicas, o al borde de las carreteras, quién no ha visto las imágenes de dolor en el mundo, el dolor en Siria, el dolor en las fronteras, el dolor ante los muros terribles de los que escribe, con tanto dolor, John Berger... Quién no ha sufrido dolor, arriba y abajo en la sociedad, pues el dolor y su consecuencia más terrible no se paran ante las casas grandes ni ante las casas chicas´.

En varias ocasiones el líder del Podemos, Pablo Iglesias, ha repetido que su partido debe trabajar en la politización del dolor. Juan Cruz le respondía desde El País: ´La política es la búsqueda del bienestar, el dolor es malestar; pero no es tan solo malestar opuesto al Estado de bienestar, es malestar por el dolor mismo. Quién no ha visto el dolor haciéndose, y el dolor sufriendo; quién no ha estado en los hospitales o en las clínicas, o al borde de las carreteras, quién no ha visto las imágenes de dolor en el mundo, el dolor en Siria, el dolor en las fronteras, el dolor ante los muros terribles de los que escribe, con tanto dolor, John Berger… Quién no ha sufrido dolor, arriba y abajo en la sociedad, pues el dolor y su consecuencia más terrible no se paran ante las casas grandes ni ante las casas chicas´. Y añadía: ´decir dolor no es sentir dolor; cuando se siente el dolor éste no tiene adjetivos, ni siquiera es parte de un eslogan político ni el núcleo de un poema. Es dolor es dolor es dolor (…) El dolor es algo perfectamente serio y se ha de decir a solas´.

Ante el dolor, que bien describe Juan Cruz, cada uno reacciona como puede, compadece (padece con el otro) como puede. Pablo Ordaz citaba en un artículo titulado “Italia, puerto solidario” a la profesora Daniela Pompei, que explicaba: ´nuestros corredores humanitarios han hecho suscitar cosas impensables en toda Italia, incluso en los pueblos más pobres del sur. Han revitalizado el núcleo de muchas familias, han dado vida a muchas asociaciones que estaban ensimismadas y que ahora enseñan la lengua italiana o un oficio a los recién llegados´.

Los periodistas se enfrentan de otro modo al dolor. Leila Guerriero empezaba su última columna, “Pavor”, diciendo: ´siempre preguntan lo mismo: si a uno, periodista, no le da miedo hacerse daño escuchando historias dolorosas de la gente. A mí no. Lo que me da pavor es la escritura´. Se refiere a escribir de ella misma. Y más adelante: ´Es patético, es doloroso, es humillante y aterrador. Y, como pasa con todas las cosas que realmente importan, nunca nadie pregunta. Menos mal´. También lo decía Manuel Jabois: ´hay pocas maneras más humildes de entender el periodismo que la de convertirse, a mitad de un reportaje, en un hombre de ideas derrumbadas´.

Esta debilidad, que es el dolor, de la que hablan Jabois y Guerriero, cada vez más se intenta tapar (nunca nadie pregunta, menos mal), o al menos huir de ella. Un ejemplo claro, en otro ámbito, lo describía Luis Garrido en su artículo “Adiós al matrimonio”: ´el emparejamiento, el matrimonio, y más aún, la maternidad, se temen como formas de dependencia abrumadoras y prescindibles. Y se posponen. La soledad va ganando adeptos entre los que tienen los recursos suficientes para llevar una vida acomodada sin ninguna colaboración relacional´.

También podemos traspasar esto al plano político. ´La reconfiguración de las lealtades y de la identificación partidista en el nuevo mapa político hace que los partidos estén menos dispuestos a tomar decisiones en contra de un electorado que no tiene anclado. Su temor es salir de la retaguardia, situar el proyecto político por delante de sus votantes y ver que, al girarse, han perdido a parte de su ejército de electores´, explicaba Sandra León en “Retaguardia”.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2