Divide, Pedro

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 178
17 julio 2014
Dividir es, en matemáticas, una operación de separar en partes. En sociología consiste en desunir lo que está unido. Julio César y Napoleón lo tenían muy claro: “divide et impera” o “divide y vencerás”. Lenin también. Pedro Sánchez, no. César y Napoleón hablaban, sobre todo, de matemáticas, no de intrigas.

Dividir es, en matemáticas, una operación de separar en partes. En sociología consiste en desunir lo que está unido. Julio César y Napoleón lo tenían muy claro: “divide et impera” o “divide y vencerás”. Lenin también. Pedro Sánchez, no. César y Napoleón hablaban, sobre todo, de matemáticas, no de intrigas. Dividir una centuria enemiga en partes puede ser una buena táctica, sea propia o ajena, según sea un ataque o una defensa. Lenin, más que soldados, tuvo intrigantes para intrigar.

Con Pedro Sánchez vimos un PSOE a punto de repetir una función, la función de Zapatero; aquel personaje improvisado que llegó en aquel momento y nos dejó en aquella situación. A punto, pero no. Probablemente en el PSOE no es que haya ganado el liderazgo Pedro Sánchez; es que lo han perdido Madina y Pérez Tapias, dos opciones que a la base de la estructura militante llevaba a rememorar aquellos años de “zapateradas”. En cierta ocasión, el ex presidente Zapatero, antes de que ni sospechase llegar a ser presidente, me confesó que uno de los libros que más le habían impactado fue la autobiografía de Groucho Marx. A mí esa confesión también me impactó. Groucho es un personaje que trasciende sus guiones; es también una actitud ante la vida, un talante escurridizo, la parodia de un sentido común hasta el absurdo sin sentido alguno, la comicidad de la lógica: “Nunca entraré en un club que admita a alguien como yo como socio”.

El PSOE tiene un “pequeño” ajuste de identidad pendiente, algo así como quién soy, de dónde vengo y a dónde voy. Es un partido con la bandera del socialismo. Pero un socialismo, como decíamos, de salón, de líderes con corbatas muy Zara y gafas de pasta muy de gusto metrourbanotelevisivo. Las gafas le jugaron una mala pasada a Hollande, por no militar con ellas y caer en la tentación “á la mode”. El chauvinismo no perdona en Francia ni en las gafas. Quizá para muchos socialistas españoles el enemigo más peligroso es Pedro Sánchez. Pedro Sánchez es dividido. Y no vence. Como aquel personaje de semblante gris verdoso que sembraba discordias entre los galos, un “Detritus” profesional que ha logrado, de entrada, nuevos enemigos donde antes el partido no los tenía. Me refiero a Europa, donde “hay” que votar no a Juncker sencillamente “porque nunca le han hecho campaña”. Una de esas afirmaciones circulares que pueden acabar deduciendo que “llueve porque es jueves”.

El socialismo tuvo su gran victoria en la Unión Soviética, empezando por una Revolución de Octubre, socialista, pero con un enemigo claro: los socialistas. Los socialistas mencheviques, bolcheviques, trotskistas y revisionistas: una división multicelular que acabó con todos ellos. La Revolución se convirtió en un Partido fuerte. Tan fuerte que la realidad no era la revolucionaria, sino la que dictaba el partido. La infalibilidad revolucionaria no era, como la papal, una verdad propuesta. No. Estaba refrendada por el Gulag como alternativa a Siberia.

De momento tenemos a un Pedro Sánchez sin despacho, un líder sin equipo, un ejecutor sin ejecutiva: un pollo por hacer. Veremos quién divide y quién agrupa, si el vencedor consigue vencer, si la división es para atacar o es para defender. Porque nunca antes el partido había estado tan dividido: geográficamente con debates de territorio, ideológicamente con la impostación de Podemos y en táctica, el absurdo “grouchiano” en Europa. Siempre me ha parecido a mí impostada también, la postura de “preocupación” por el partido contrario, como tantos en el PP que “añoran a Rubalcaba”. Divide y vencerás. Algún día en el PP echarán de menos a Pedro Sánchez. Ahora les viene muy bien. El día en que echen de menos y añoren a Pedro Sánchez, seguramente hablaremos de Groucho también. Y por supuesto del PP, qué le vamos a hacer.

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 2
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6