Días de pico y pala

Sociedad · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
19 enero 2021
En cualquier conversación, anuncio de radio o televisión, o mensaje por las redes sociales se ha querido despedir el año 2020 como maldito. El fin de año parecía un “conjuro” para pasar página a una pesadilla.

En cualquier conversación, anuncio de radio o televisión, o mensaje por las redes sociales se ha querido despedir el año 2020 como maldito. El fin de año parecía un “conjuro” para pasar página a una pesadilla. Ciertamente ha sido un año duro y humanamente es comprensible el cansancio, el deseo de recuperar viejas costumbres sociales y superar la pandemia. Sin embargo, me resisto a decir que el año pasado ha sido un año perdido de nuestras vidas y me pregunto qué hemos podido aprender. Julián Marías advertía de la tentación de que la realidad debe ajustarse a ciertos deseos del hombre, y si no es así hay que declararla mala e inaceptable.

No es la única, pero creo que una de las lecciones más importantes del año pasado es la de preocuparnos los unos de los otros y que la gratuidad no es una palabra bonita sino que realmente permite construir una sociedad mejor.

Buena ocasión para ponerse en acción ha sido la reciente nevada en Madrid que ha colapsado la capital. Vamos a preguntarle al vecino mayor que vive solo cómo está y si necesita algo y conseguimos herramientas para empezar a limpiar de nieve las calles. Varias personas vienen a darme las gracias. ¿Tú eres voluntario o te pagan? Lo hago voluntariamente señora. Y alguno se me acerca para ayudarme con la nieve… o el hielo. El panadero, un desconocido y yo limpiamos la acera de enfrente donde hay un colegio público. Al final de la tarde mi espalda no está tan contenta pero sí el corazón y para rematar la faena mi hijo pequeño me pide que lo monte a caballito. Otro día, Lorena, una simpática señora, me da las gracias y, al rato, vuelve y me regala un táper. ¡Artículo providencial pues con él se puede ir a recoger sal! Los padres nos juntamos para limpiar los alrededores del colegio de nuestros hijos y todos quieren que sus hijos vean cómo nos hemos puesto en acción como ejemplo positivo, como una gran lección vital. Con ese vecino, al que siempre había mirado mal, estos días me he sorprendido empujando un coche que patinaba en la nieve.

Escribía Ana Fuentes en un artículo en El País que muchos ante la pandemia han perdido la ambición y prefieren no aspirar a nada para que nada más se tuerza. Ante esta derrota del deseo, aceptar que somos amados permite abrirse ante la realidad no con la sospecha de que es negativa sino con el presentimiento de que es ocasión. Del agradecimiento de este sentirse amado surge una gratuidad que permite construir el bien común también con una pala recogiendo la nieve de las calles. La prueba del algodón es que nos permite abrirnos a las necesidades del mundo.

Noticias relacionadas

Las vacunas de ARNm contra la Covid-19 y el próximo Nobel de Medicina
Sociedad · Nicolás Jouve
Una de las páginas más brillantes de la historia de la ciencia y la medicina en los últimos decenios ha sido el desarrollo de las vacunas de ARN mensajero. El próximo premio Nobel de Medicina es muy probable que le sea otorgado a los investigadores que han contribuido a la producción de estas...
22 septiembre 2021 | Me gusta 3
El Papa emérito y el irrealismo de la “huida hacia la doctrina pura”
Sociedad · Andrea Tornielli
"La idea de una 'fuga hacia la doctrina pura' me parece completamente irreal". El teólogo Joseph Ratzinger, Papa emérito, responde por escrito a las preguntas de la revista mensual alemana Herder Korrespondenz, y una vez más parece querer distanciarse de los tópicos interesados que se han cosido...
29 julio 2021 | Me gusta 4
Vacaciones. Metáfora de la vida
Sociedad · Giorgio Vittadini
La semana pasada participé en unas vacaciones estupendas en la montaña con casi 400 personas, con jóvenes y niños. ¿Qué hace que una experiencia tan personal pueda adquirir tal relevancia pública que sea digna de contar aquí?...
22 julio 2021 | Me gusta 5
La otra pandemia
Sociedad · Alver Metalli
Algo de profético hubo en la cumbre de la Iglesia latinoamericana de Aparecida, en Brasil, en la que participó Bergoglio en 2007 y que para muchos fue su lanzamiento hacia el pontificado....
21 julio 2021 | Me gusta 3