Después del 20-N: el reto educativo

Mundo · Lluís Seguí
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
22 noviembre 2011
Ya han pasado las elecciones, con victoria aplastante del PP y muy buenos resultados de CiU en Cataluña. ¿De qué se trata ahora? Todos hablan de relanzar la economía, de salir de la crisis, de generar empleo. No es tan sencillo, porque hay que saber cómo. Y las medidas y ajustes no lo son todo. Se podrá recortar -como ha hecho CiU en Cataluña sin desgaste electoral perceptible-, se deberá estimular la demanda y la inversión, etc., pero no será suficiente.

El problema del país es de mentalidad, o sea educativo. Y es que después de hablar mucho de las subprime, de la avaricia, de las agencias de rating, etc., aún queda por explicar cómo ha sido posible todo esto. Y es que a todo el conjunto de datos económicos debemos añadir los sociales en un sentido más amplio, por señalar algunos: la baja natalidad -y sus consecuencias económicas y sociales-, el bajo rendimiento escolar del país, la elevada tasa de divorcios, etc. Todos ellos factores de desintegración social. Datos que la realidad nos ofrece como regalo para entenderla mejor.

Son muchísimos los elementos que revelan que esta crisis es distinta. De hecho, muchas voces autorizadas dudan de la capacidad "moral" para salir de ésta, o dicho de otro modo, de si seremos o no capaces de estar a la altura del reto que tenemos delante. Y es que no es para menos. Quizás el tema sea más "intelectual" que moral, por decirlo de algún modo. Es una crisis de nuestra "humanidad", de la de cada uno.

De hecho, en la campaña electoral el tema educativo ha brillado por su ausencia, excepto por algún detalle poco significativo. El dilema público-privado, popular-elitista, etc., ha sepultado la verdadera cuestión de fondo: la bajísima productividad de la enseñanza en España. La educación sigue siendo un ámbito ajeno a cualquier evaluación o control de calidad (que tenga consecuencias, claro). Parece que su gratuidad (mito) y su universalidad están por encima de cualquier otra consideración. En otros países, esto es impensable.

Pues bien, el reto que tienen tanto CiU como el PP son muy parecidos: cambiar un sistema educativo que es, en gran parte, responsable de la situación en la que nos encontramos. Y esta no es una tarea más, sino "la tarea". Educar a una "nueva" generación de hombres, o sencillamente -como defendía Esperanza Aguirre hace pocos días- instruirles bien, y dejar libertad para que otros ámbitos eduquen. Aquí se juega el futuro de todos.

Ello conllevará reconsiderar toda la mitología del mundo educativo de los últimos 30 años, que se ha paseado imperturbable sobre sus propios y repetidos fracasos sin pedir nunca perdón. Pero no sólo eso, sino también todos los paradigmas culturales dominantes que han vaciado de contenido las experiencias más fundamentales de la vida: vivir, conocer, etc. Estos paradigmas se han mostrado incapaces de generar a largo plazo e inútiles para afrontar la realidad cuando esta es adversa.

La crisis, aunque sea algo políticamente incorrecto decirlo, nos vuelva a situar forzosamente en la realidad real, nos obliga a un ejercicio de responsabilidad, dejándonos claro a todos, políticos incluidos, que la políticas de papel no llevan a ningún sitio, y que con la que está cayendo esas políticas no harán sino acelerar la debacle. Se impone el realismo, o seguir deslizándonos hacia la nada. Empecemos por educar.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3