Desesperación

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 265
17 marzo 2014
La presión en Ceuta y Melilla no es nueva. Simplemente ha aumentado. La política de la policía marroquí ha provocado que sean muchos más los que intenten entrar saltando las vallas. Desde hace tiempo ha aumentado el control de las embarcaciones que cruzan el estrecho.

La presión en Ceuta y Melilla no es nueva. Simplemente ha aumentado. La política de la policía marroquí ha provocado que sean muchos más los que intenten entrar saltando las vallas. Desde hace tiempo ha aumentado el control de las embarcaciones que cruzan el estrecho. El año pasado el 16 por ciento de los inmigrantes ilegales (1.189) que entraron en nuestro país y que fueron identificados lo hicieron a través de las dos Ciudades Autónomas.

Es difícil pensar, por lo que hemos visto en los últimos días, que reforzar las vallas sirva para frenar la llegada de personas que han cruzado kilómetros de desierto para alcanzar lo que consideran el paraíso. Las concertinas nos han enseñado que el daño físico no frena la desesperación. Se trata pues de buscar medios más eficaces que no lesionen derechos fundamentales, que para algo somos europeos.

Ceuta y Melilla son los dos puntos más avanzados de la frontera sur del Viejo Continente y, por eso, la solución pasa por La UE. Pero Bruselas, como siempre, se mueve con demasiada lentitud. Lo que nos convendría, para empezar, sería una ayuda decidida de Frontex, la agencia que da soporte para el control de las fronteras.

Tras la tragedia en Lampedusa, el pasado mes de octubre el Consejo Europeo aplazó tomar una decisión. Encargó a un grupo de trabajo que propusiera medidas para estudiarlas en junio de este año, una vez que se hayan celebrado las elecciones al Parlamento. La agenda política ha dilatado una cuestión esencial.

El grupo de trabajo ha redactado un documento en el que destaca la necesidad de cooperar con los países de origen y de tránsito. Sus propuestas están destinadas, sobre todo, a evitar que los inmigrantes se suban a los barcos que cruzan el estrecho. Podrían ampliarse también a las vallas. La gran diferencia de renta (mayor que la que hay entre Estados Unidos y México), la extensión del yihadismo en el Sahel y la proliferación de Estados fallidos va a seguir ampliando el flujo migratorio.

Las divisiones que existen en el seno de los Estados miembros no pueden seguir siendo un obstáculo para desarrollar una política conjunta. Y luego está la cooperación al desarrollo, claro. De la que hay que reconocer su fracaso. Aumentar, como hizo España en cierto momento, la inversión hasta el 0,7 por ciento no garantiza la eficacia. De hecho, en la época Zapatero se tiró el dinero. La desesperación es una cosa muy seria.

Noticias relacionadas

Librarnos de las batallas culturales
Mundo · Francisco Medina
El pasado 24 de junio, la Supreme Court norteamericana dictó sentencia en el que venía a rectificar el criterio sentado en pronunciamientos anteriores en relación a la cuestión del aborto (en concreto, en la famosa Sentencia Roe vs. Wade y en otra, Planned Parenthood of Southeastern Pa. vs...
1 julio 2022 | Me gusta 3
La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0