El Kiosco

Deseo

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 933
2 febrero 2017
Esta semana la revista Jot Down ha publicado una entrevista con Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación. En esta entrevista se abordan diferentes temas que preocupan en la actualidad. El periodista Ángel L. Fernández le pregunta por la crisis antropológica que atravesamos. Carrón responde así: “Lo estamos viendo suceder ante nuestros ojos, cómo se derrumban ciertos pilares que creíamos inamovibles. Pensemos en los inmigrantes, en la reacción de muchas personas respecto al fenómeno de los refugiados. Quién iba a imaginar, solo hace algún decenio, que podríamos levantar muros en Europa después de haber deseado durante tantos años abatir el Muro de Berlín. Pensemos en el vacío que domina en la sociedad, que después se puede transformar, como vemos, en terrorismo, en violencia. O vemos cómo reaccionan Estados Unidos o Europa ante los grandes desafíos de nuestro tiempo. Esta situación genera inseguridad y miedo”. Foto de Lupe de la Vallina

Esta semana la revista Jot Down ha publicado una entrevista con Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación. En esta entrevista se abordan diferentes temas que preocupan en la actualidad. El periodista Ángel L. Fernández le pregunta por la crisis antropológica que atravesamos. Carrón responde así: “Lo estamos viendo suceder ante nuestros ojos, cómo se derrumban ciertos pilares que creíamos inamovibles. Pensemos en los inmigrantes, en la reacción de muchas personas respecto al fenómeno de los refugiados. Quién iba a imaginar, solo hace algún decenio, que podríamos levantar muros en Europa después de haber deseado durante tantos años abatir el Muro de Berlín. Pensemos en el vacío que domina en la sociedad, que después se puede transformar, como vemos, en terrorismo, en violencia. O vemos cómo reaccionan Estados Unidos o Europa ante los grandes desafíos de nuestro tiempo. Esta situación genera inseguridad y miedo”.

Y añade más adelante: “Esa falacia -que el otro se convierta en una amenaza- solo se rompe si uno de los interlocutores no responde a la amenaza del otro con la misma moneda. Yo pienso que el otro es un bien, porque independientemente de que estés de acuerdo o no estés de acuerdo con sus ideas, o de cómo el otro te perciba, a mí siempre me hace madurar. Muchas veces he vuelto a casa herido porque algunas cosas que decía una persona me habían molestado y al día siguiente me levantaba con ellas, y no podía leer el periódico o escuchar a un amigo o leer algo que me interesara sin el dolor producido por esa herida. Esto no quiere decir que el otro tuviera razón. A veces podría no tenerla, pero no era esa la cuestión. Su provocación me ha ayudado a estar despierto, a estar atento, a tener preguntas abiertas con las que poder interceptar respuestas que de otra manera me hubieran pasado absolutamente inadvertidas. Y en ese sentido, cualquier ocasión de estas ha sido un bien para mí”.

En un artículo relacionado con esto y publicado en Iton Gadol, Pilar Rahola se cuestiona, con motivo del Día Internacional de las víctimas del Holocausto, ´cuántos, cuántos de todos ellos, de esos hombres comunes, veían los trenes repletos de seres humanos, las casas de los vecinos saqueadas, sus amigos judíos perseguidos como ratas, el humo que salía de los campos. ¿Cuántos? Y cuántos eran esos funcionarios formados en la educación alemana que hacían bien su trabajo, vigilaban las filas, ponían los nombres en las fichitas oficiales, les quitaban sus pertenencias, miraban los dientes de los niños, estudiaban sus enfermedades y las agravaban para ver los resultados, hacían el recuento diario… Cuántos de esos seres humanos normales, que nunca habrían imaginado grandes ideas, ni se habrían implicado en grandes gestas épicas, ni conocían otra grandeza que la propia de su vida cotidiana, cuántos se embarcaron eficazmente en la industria de la muerte sólo porque seguían, porque no se hacían preguntas´.

Una de las manifestaciones de este deseo a lo largo de la historia ha sido el arte. ´La obra de arte hace que toda la experiencia humana vibre. Un canto, un poema, un cuadro despierta en nosotros nostalgias y alegrías que no conoceríamos de otro modo´, explica el presidente de CL. ´El culmen de la investigación científica y del arte es el sentido del misterio, el acceso a algo en última instancia no dominable´. Un ejemplo es un cuento llamado Ausencia, del que habla Francisco Calvo en El País: ´El cuento en cuestión se titula, como no podía ser menos, Ausencia, término que usamos en castellano para indicar precisamente la carencia de una presencia necesaria, como la de lo divino, pues lo suyo de ésta es el esconderse. Así, como quien dice, de un plumazo, como le corresponde hacerlo a un relato comprimido, de estirpe poética, como un cuento, Soledad Puértolas -autora del cuento- no sólo nos describe el sagrado misterio del arte, que busca representar las vueltas ocultas de lo real, tal y como genialmente percibió el avispado alumno respondiendo al desafío de su atribulado profesor, sino que también, en general, el grano de sal que da sabor a nuestra menesterosa vida, cuyo sentido se nos escapa siempre en su agazapado reverso. El cendal urdido por Puértolas, que arropa todas las historias cotidianas de los chicos y las chicas actuales, está cosido al pespunte de la fragilidad de nuestra existencia mortal, en la que nos afanamos por anudar todos los cabos sueltos de la vida hasta que ésta se vuelve asfixiante y nos rompemos por los cuatro costados. De esta manera, ausentes de nosotros mismos, llega el momento en que nos sobreviene el latido de nuestra propia ausencia y se revierte nuestro mundo de forma tragicómica, dejándonos perplejos. Rechazamos entonces beber el cáliz del amargo calvario de nuestra soledad, lo que no resuelve nada, porque es imposible evitar la muerte, rehuyendo vivir´.

Otro de los temas que se abordan en la entrevista a Julián Carrón es el deseo. Dice Julián a esto: ´para la mayoría de la gente, el deseo es algo que hay que amaestrar o controlar´. También Pilar Rahola, esta vez en La Vanguardia, parece que responde a esto: ´De repente encontramos pequeños oasis que otorgan un descanso inesperado. Y cuando eso pasa, desearíamos que ese territorio amable fuera perenne y que pudiéramos permanecer mucho tiempo. Pero la felicidad siempre es casual y huidiza, y fuera hace mal tiempo´. Continúa Carrón: ´¿Cómo contesta la sociedad al deseo de un adolescente? La mayoría de las veces dándole cosas que no podrán interesarle mucho tiempo (…) con el tiempo nos damos cuenta de que la casa está llena de muñecas y de juguetes que ya no nos interesan. Después, podemos cambiar los juguetes por el teléfono o por los nuevos artilugios, y más adelante, por las personas… pero el problema es si existe algo que pueda ser adecuado a la naturaleza del deseo. Este es el desafío que tendrá la sociedad´. Pedro Simón pone un ejemplo en El Mundo en palabras de Sherry Turkle, ciberdiva del Instituto Tecnológico de Massachusetts: ´Nos estamos acostumbrando a una nueva forma de estar juntos en solitario (…) Hoy, esos teléfonos de bolsillo están cambiando nuestras mentes y corazones porque nos ofrecen tres gratificantes fantasías. La primera es que podemos poner la atención donde queremos tenerla; la segunda, que siempre seremos escuchados; y la tercera, que nunca estaremos solos. (…) Porque en el momento en que alguien se queda solo, incluso por unos segundos, se pone ansioso, se aterra, se inquieta y busca su dispositivo´.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2