Derecho al aborto: objetivo del feminismo radical

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 marzo 2009
Jesús Trillo-Figueroa ha desvelado en sus dos últimos libros, La ideología invisible y Una revolución silenciosa, las claves del pensamiento radical que anima la política de Zapatero. Jurista y  escritor, se asoma a Páginas Digital para explicar el significado de la nueva regulación del aborto.   Carmen Montón

En la reforma del aborto hay algo más que una cortina de humo: se trata de una cuestión ideológica, impuesta por la corriente feminista radical, hegemónica en el partido del Gobierno. La portavoz del PSOE Carmen Montón lo puso de manifiesto en la aprobación de la propuesta de modificación de la ley: "el proyecto se enmarca dentro de una estrategia global sobre derechos, y salud sexual y reproductiva"; estrategia que se viene desarrollando desde hace más de 30 años. En la conferencia sobre población de El Cairo de 1994, se consiguió definir bajo el paraguas de ‘salud reproductiva' algunos de los llamados ‘derechos reproductivos', pero entre ellos nunca ha estado incluido el ‘derecho al aborto'. La explicación es muy sencilla: no es un derecho porque no se dispone de algo propio; por el contrario, se trata de otorgar un poder a la mujer embarazada o a terceras personas para acabar con la vida del feto, "un bien jurídico que el derecho considera digno de protección", como puso de manifiesto la sentencia del Tribunal Constitucional.

La existencia de un pretendido ‘derecho al aborto' es consecuencia de una ideología radical, cuyos orígenes se remontan a la idea de Simone de Beauvoir de que las mujeres constituyen un segundo sexo subordinado al hombre por culpa de su corporeidad implicada por la maternidad; esto ha provocado que a lo largo de la historia la mujer ha sido relegada a un estatus de privacidad, condenado a la vida doméstica y a la procreación, llamado ‘feminidad'. Por esta razón el feminismo radical consideró siempre necesario que la auténtica igualdad de la mujer nunca se conseguiría hasta  que se liberase de la maternidad y, aunque parezca paradójico, de la ‘feminidad'. Se confunde igualdad con identidad y de paso se suprime la diferencia sexual. Con estos objetivos las radicales del 68 trasladaron las teorías de Marx sobre la lucha de clases a la relación sexual, y consideraron que, de la misma forma que el proletariado lograría su emancipación frente a la burguesía conquistando la producción, las mujeres cobrarían su emancipación frente al ‘patriarcado' conquistando el sexo y la reproducción; cosa que se lograría mediante la píldora contraceptiva y el aborto libre.

Para lograr este objetivo las radicales impusieron poco a poco, al menos en el lenguaje, los llamados ‘derechos reproductivos'. La construcción de este artificio jurídico se presenta como una exigencia de la igualdad, en base a los siguientes argumentos. Para empezar debe denunciarse la ‘falsa escisión' entre lo público y lo privado, pues como dice Celia Amorós esta división tan sólo pretende ‘naturalizar' lo privado como ‘lo femenino': "hay que desnaturalizar este enclave privado poniendo de manifiesto que en él se desarrollan relaciones de poder y de violencia. Por eso debe ser sometido al debate público y, en caso necesario, a la intervención de los poderes públicos". Como dijo Kate Millet: "La relación sexual es una relación de poder, y por lo tanto política", en consecuencia las decisiones sobre la sexualidad y la reproducción se ubican en las relaciones de poder entre hombres y mujeres caracterizadas por la ‘subordinación', pues las mujeres no pueden tomar libremente la decisión de usar anticonceptivos o abortar sin el consentimiento de los hombres. Esto expresa un control real o simbólico de los hombres sobre la sexualidad femenina, por ello cuando las mujeres empiezan a cuestionar ese poder y empiezan a tomar decisiones sobre su cuerpo van ganando poder para autodeterminarse, sólo así consideran que se puede conseguir la auténtica autonomía e igualdad real. Lo grave de todo esto es que las relaciones entre los hombres y las mujeres como una lucha permanente de sexos es una ideología fundada en la violencia, y la violencia sólo engendra violencia.

Noticias relacionadas

Chesterton, un hombre del pueblo
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Este año se cumple el 150 aniversario del nacimiento de Gilbert Keith Chesterton y el paso del tiempo solo sirve para subrayar la genialidad y la capacidad de intuición de un escritor que no puede ser reducido a la caricatura de un catolicismo militante....
21 febrero 2024 | Me gusta 0
La sociedad de la nieve: ¿Quiénes fuimos en la montaña?
Cultura · Isabella García-Ramos Herrera
Con esta pregunta, cierra la película que ha ganado 12 premios Goya, incluyendo Mejor Dirección a cargo del español J.A. Bayona y Mejor Película. La cinta, producida por Netflix, trata sobre el caso del avión que se estrelló en Los Andes en los años 70, y que de los 40 pasajeros y 5...
13 febrero 2024 | Me gusta 18
Gilda y Barioná
Cultura · Lucas de Haro
La oferta cultural de Madrid es habitualmente generosa, convirtiéndose en inabarcable en Navidades. Durante los últimos días de diciembre del acabado 2023 se simultanearon dos obras excepcionales: Barioná, El Hijo del Trueno de Sartre y la archi-tatareada Rigoletto de Verdi; la primera...
15 enero 2024 | Me gusta 5
El humanismo cristiano de Charles Moeller
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
La editorial Encuentro ha publicado "Humanismo y santidad" de Charles Moeller. Un libro que, a pesar del paso de los años, ha mantenido su vigencia. En la obra se reúne seis conferencias pronunciadas en la universidad de Lovaina....
9 enero 2024 | Me gusta 2