Derecha e izquierda irreconciliables

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
26 septiembre 2023
El espíritu de la Constitución ha dejado de ser referente y límite para buena parte de la izquierda y del nacionalismo. La derecha no parece dispuesta al gran sacrificio de una abstención.

“Es necesario mejorar la distribución territorial del poder del Estado a través del proceso autonómico para consagrar legalmente la diversidad real de la comunidad española en el marco irrenunciable de la unidad nacional».

Estas son las palabras que Adolfo Suárez dedicó a la cuestión de las Comunidades autónomas en su discurso de investidura de 1979. Ha llovido mucho desde entonces. Todavía en su discurso de investidura de 1982 Felipe González se refería al desarrollo de las Comunidades Autónomas como una cuestión administrativa.

El mismo González, diez años después, en su último debate de investidura, hablaba de mejorar la financiación. Había que ganarse los votos de CIU: “sin embargo, no ha sido posible hasta ahora, dar pasos significativos en materia de corresponsabilidad fiscal una cuestión que resulta indispensable en la actual configuración del Estado de las Autonomías. Pasados casi 30 años, en el debate de investidura de la pasada legislatura Sánchez asumía la terminología del independentismo al hablar de la desjudicialización del conflicto.

El debate de investidura de Feijóo pone de manifiesto la imposibilidad de algo que debería ser normal: el acuerdo expreso o tácito entre las dos principales fuerzas políticas y el nacionalismo para formar gobiernos que desarrollen su tarea dentro del espíritu de la Constitución.

Hace veinte años se produjo una fractura entre PSOE y PP que no se ha restañado. De un lado el empeño de evitar gobiernos de derecha a toda costa y, de otro, el empeño en mantener una cierta posición ideológica dinamitó prácticamente todos los puentes. Solo la salida de la secretaria general del PSOE de Pedro Sánchez permitió en su momento el desbloqueo.

El nacionalismo pasó de reivindicar una mejora de la financiación a mutar en independentismo abierto. El nacionalismo ya no puede ser, como en los años 90, apoyo alternativo para la derecha y la izquierda. La desaparición de Ciudadanos por los errores de sus líderes ha privado a la política española de una formación, que dentro del constitucionalismo, pudiera servir de un centro moderador.

El espíritu de la Constitución ha dejado de ser referente y límite para buena parte de la izquierda y del nacionalismo. La derecha no parece dispuesta al gran sacrificio de una abstención que evitara el acuerdo de los socialistas con el independentismo o que al menos sirviera de denuncia testimonial.


Lee también: ¿Y si el PP se abstiene?


¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2