Derbi difuminado

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 299
3 marzo 2014
Lo que debiera haber sido de nuevo una fiesta del fútbol, el partido entre Atlético y Real Madrid se convirtió en un nuevo caso de degradación del deporte. Ancelotti fue incapaz de imponer su modelo. Ni el descanso fue suficiente para asentar la cabeza y recuperar los conceptos con los que ha ofrecido su mejor versión esta temporada el Madrid.

Lo que debiera haber sido de nuevo una fiesta del fútbol, el partido entre Atlético y Real Madrid se convirtió en un nuevo caso de degradación del deporte. Ancelotti fue incapaz de imponer su modelo. Ni el descanso fue suficiente para asentar la cabeza y recuperar los conceptos con los que ha ofrecido su mejor versión esta temporada el Madrid. Pero el único culpable no es el conjunto rojiblanco. Enfrente Pepe volvió a ser protagonista en una lucha encarnizada de ojos tensos y pierna volando.

Al Atlético se le podían escapar muchas de sus aspiraciones en el derbi madrileño. El tempranero gol de Benzema no aguó las esperanzas rojiblancas. Los del Cholo se olvidaron del marcador para hacer su partido. Un golazo de Gabi desde lejísimos, además de las reiteradas interrupciones del juego a base de falta con bronca de postre, se convirtieron en el antídoto para seguir vivos en liga.

Modric y Xabi no aparecieron. Ancelotti sufría con la mirada y el andar cabizbajo en el área técnica. El Madrid no se encontró en el Calderón. Cayó en la trampa atlética. Simeone ganó en ese aspecto. Al final la raza y la brega sacaron un punto del fortín colchonero a base de un disparo con más rabia que precisión de Cristiano.

Y lo más grave. El árbitro se vio sorprendido por un partido rudo y violento. Ni cinco colegiados hubieran sido suficientes para estar atentos a todos los lances del juego. Diego Costa y Pepe encabezaron las listas a gladiador del año. Y van dos batallas así entre estos equipos recientemente. Primero la ida de la eliminatoria de Copa. Ahora, la vuelta del partido de liga. Arañazo al deporte, al fútbol en concreto, y a la concepción de este como un lugar en el que la persona crece. Haríamos bien en estar más pendientes de subsanar esta hemorragia en la que acaba el deporte rey por momentos.

Noticias relacionadas

Actualidad de Augusto del Noce
Cultura · Carlos Hoevel y Salvatore Muscolino
Del Noce, desde los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, ha intentado superar determinadas posiciones de una mayoría en el mundo católico de la época, encaminadas a rechazar tout court cualquier diálogo con la modernidad tanto en su vertiente filosófica como en...
27 enero 2022 | Me gusta 0
Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2