Derbi difuminado

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 299
3 marzo 2014
Lo que debiera haber sido de nuevo una fiesta del fútbol, el partido entre Atlético y Real Madrid se convirtió en un nuevo caso de degradación del deporte. Ancelotti fue incapaz de imponer su modelo. Ni el descanso fue suficiente para asentar la cabeza y recuperar los conceptos con los que ha ofrecido su mejor versión esta temporada el Madrid.

Lo que debiera haber sido de nuevo una fiesta del fútbol, el partido entre Atlético y Real Madrid se convirtió en un nuevo caso de degradación del deporte. Ancelotti fue incapaz de imponer su modelo. Ni el descanso fue suficiente para asentar la cabeza y recuperar los conceptos con los que ha ofrecido su mejor versión esta temporada el Madrid. Pero el único culpable no es el conjunto rojiblanco. Enfrente Pepe volvió a ser protagonista en una lucha encarnizada de ojos tensos y pierna volando.

Al Atlético se le podían escapar muchas de sus aspiraciones en el derbi madrileño. El tempranero gol de Benzema no aguó las esperanzas rojiblancas. Los del Cholo se olvidaron del marcador para hacer su partido. Un golazo de Gabi desde lejísimos, además de las reiteradas interrupciones del juego a base de falta con bronca de postre, se convirtieron en el antídoto para seguir vivos en liga.

Modric y Xabi no aparecieron. Ancelotti sufría con la mirada y el andar cabizbajo en el área técnica. El Madrid no se encontró en el Calderón. Cayó en la trampa atlética. Simeone ganó en ese aspecto. Al final la raza y la brega sacaron un punto del fortín colchonero a base de un disparo con más rabia que precisión de Cristiano.

Y lo más grave. El árbitro se vio sorprendido por un partido rudo y violento. Ni cinco colegiados hubieran sido suficientes para estar atentos a todos los lances del juego. Diego Costa y Pepe encabezaron las listas a gladiador del año. Y van dos batallas así entre estos equipos recientemente. Primero la ida de la eliminatoria de Copa. Ahora, la vuelta del partido de liga. Arañazo al deporte, al fútbol en concreto, y a la concepción de este como un lugar en el que la persona crece. Haríamos bien en estar más pendientes de subsanar esta hemorragia en la que acaba el deporte rey por momentos.

Noticias relacionadas

Es cuestión de repetir
Cultura · Elena Santa María
Recientemente una querida amiga –también reciente– ha compartido este fragmento del libro Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita de Josep María Esquirol. ...
24 junio 2021 | Me gusta 1
Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 2
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7