¿Demasiado hermoso para ser cierto?

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 diciembre 2008
No es un tiempo de paz, al menos de esa sensación algo fofa que entendemos por paz. Fue hace un año. Rosa Montero, la veterana periodista de El País, publicaba un artículo titulado "Navidad", una autentica crónica de lo humano, una crónica realmente religiosa. "Una  amiga médico que trabaja en un hospital me ha contado que estar de guardia en el servicio de Psiquiatría en Nochebuena es una verdadera pesadilla, porque acuden en tropel infinidad de pacientes con las crisis más agudas, los ataques más desesperados y los problemas más estrafalarios", relataba Montero. La Navidad turba, conmueve y a veces tritura hasta el tuétano a las personas. "Hay que lidiar con los vivos, y con sus expectativas siempre en conflicto con las nuestras. Estallan nuestros anhelos de dicha en Navidad, y la realidad nunca está a la altura de nuestros deseos".

La realidad y el deseo, los dos polos  que definen la religiosidad, la búsqueda de una satisfacción definitiva. No el sentimiento, los buenos propósitos condenados al fracaso, los valores de la cultura occidental expresados de forma simbólica o la ética de Roma y Jerusalén. "El ámbito de lo religioso no dimana de lo ético", explicaba hace unos días Eugenio Trías. Sino del deseo que en hombres y mujeres ya muy lejanos del cristianismo reaparece de las formas más extrañas en estas fechas, como si resistiera morir, como si la cadena de desengaños sufrida a lo largo de la vida  no fuera capaz de acallarlo, como si se nos  hubiera prometido algo en estos días. Reaparece, según cuenta Rosa Montero, en el día en el que el Niño nace en Belén. Dando pruebas de que lo que el poeta T.S.Eliot explicaba era cierto.

Aquel nacimiento "llegó en un momento predeterminando. Un momento no fuera del tiempo, sino en lo que llamamos historia: partiendo, bisecando el mundo del tiempo". Tan partido está el tiempo que no en los centros de piedad o de reflexión sino allí donde la vida es más lucha, en los hospitales, estos días de Navidad el drama se acentúa, "estallan nuestros anhelos de dicha", de un sentido cercano  y cálido que nos acompañe sin fisuras. Estalla el anhelo de algo imprevisto. Como le ocurre a uno de los  personajes de El trabajo os hará libres, el último libro de Espido Freire. En un paseo por Venecia, se topa de forma inesperada con una persona que podría ser el amor definitivo. Deja pasar ese encuentro y las calles y las esquinas del agua son la forma de la nostalgia por un encuentro demasiado hermoso para ser cierto.

Ésta es  la expresión que ha utilizado  Benedicto XVI para explicar la Navidad en su audiencia del   miércoles 17 de diciembre. "A muchos hombres, y de alguna forma a todos nosotros, esto les parece demasiado hermoso para ser cierto". ¿Y qué es esto? Que "existe un sentido, y el sentido no es una protesta impotente contra el absurdo. El Sentido es poderoso: es Dios. Un Dios bueno, que no se confunde con cualquier poder excelso y lejano, al que nunca se podría llegar, sino un Dios que se ha hecho cercano a nosotros y nuestro prójimo, que tiene tiempo para cada uno de nosotros y que ha venido a quedarse con nosotros. El ‘Sentido eterno' del mundo se ha hecho tangible a nuestros sentidos y a nuestra inteligencia: ahora podemos tocarlo y contemplarlo" (cfr 1Jn 1,1). Tangible, tocable, dice el Papa. "No un pensamiento sino un hecho", explicó en los Bernardinos. Real, tan real que echa por tierra la experiencia de que la realidad no está a la altura de nuestros deseos. No es un tiempo de paz, al menos de sensación algo fofa que identificamos con la paz.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2