Del mal mayor al bien común

Mundo · Rafael Luciani
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 525
25 enero 2016
La crisis socioeconómica que padecemos los venezolanos ha alcanzado niveles irreversibles mientras persiga la incapacidad en el poder ejecutivo de hacerse cargo de la realidad en función del bienestar socioeconómico de «todo el país» y ofrecer soluciones reales y viables, entendiendo que hay «valores no negociables y de derecho» sin los cuales una sociedad no puede subsistir.

La crisis socioeconómica que padecemos los venezolanos ha alcanzado niveles irreversibles mientras persiga la incapacidad en el poder ejecutivo de hacerse cargo de la realidad en función del bienestar socioeconómico de «todo el país» y ofrecer soluciones reales y viables, entendiendo que hay «valores no negociables y de derecho» sin los cuales una sociedad no puede subsistir. Estos han de ser, entre otros, el bienestar socioeconómico de todos los habitantes de un país; la posibilidad de acceder a los bienes materiales, como comida y medicinas, sin padecer las consecuencias de la escasez, la inflación y la violencia; el gozo de una sanidad mental que permita vivir la cotidianidad con futuro y esperanza, y no bajo el peso de un presente que asfixia y pone en riesgo la propia vida. En fin, ninguna solución será viable si los actores políticos que tienen concepciones de vida tan diversas no logran apostar por el «bien común» antes que por el propio, sea ideológico, partidista o personalista.

Hoy se plantea, más que nunca en nuestra historia, el desafío de luchar por restituir el principio de discernimiento y acción sociopolítico que es el «bien común», y que afirma el primado de las relaciones interpersonales sobre cualquier intento de imposición inhumana de políticas ideológicas y mentalidades fundamentalistas a expensas del hambre y el sufrimiento de todo un pueblo. Aun más, cuando la escasez de bienes que padecemos ha llegado al punto de poner en riesgo la propia sobrevivencia de quienes dependen de medicinas que ya no se encuentran.

Pensar desde el bien común supone hacer sendos cuestionamientos ante la gravedad de lo que vivimos, pues hay un límite entre lo negociable y alcanzable mediante un pragmatismo político, y lo que no puede ser negociado porque responde a «derechos humanos inalienables». Es este sentido, ¿hasta qué punto lo que está en juego son apreciaciones e intercambios entre modelos políticos cuando, al escasear productos de primera necesidad, lo que está en riesgo es la vida de seres humanos, y no un simple juego de ideologías?

Cuando las políticas económicas sólo producen un «mal mayor», favoreciendo el deterioro continuo y acelerado de todo tipo de relaciones personales y productivas de un país, entonces cabe la pregunta obligada y de orden moral que todos debemos hacernos y discernir, si ponemos primero a la persona humana y sus necesidades básicas o si seguimos empeñados en imponer una ideología, que a este punto sólo favorece el fortalecimiento de una cultura marcada por la muerte y el empobrecimiento. Así lo han denunciado distintos actores públicos en el país, incluyendo a la institución eclesial en su más reciente comunicado oficial.

Al privilegiar el interés particular por encima del bien de la sociedad en su conjunto, se actúa de modo amoral, sólo se produce un mal que será siempre mayor hasta llegar a afectar a los mismos actores que lo iniciaron. Pues la dinámica que se desata del mal moral no exime a nadie, ni siquiera a sus autores. Es sólo cuestión de tiempo.

El Concilio Vaticano II, en la Constitución Gaudium et Spes, define el bien común como «el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten, ya sea a la colectividad como así también a sus miembros, alcanzar la propia perfección más plena y rápidamente». Este ha de ser el criterio de discernimiento y acción de la nueva Asamblea Nacional, siguiendo el mandato que le diera el pueblo venezolano para recuperar una vida económicamente estable y socialmente sana para todos, y no para unos pocos.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2