Declaración de guerra

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 febrero 2012
La directora francesa Valérie Donzelli y su esposo, el actor Jérémie Elkaïm, sufrieron hace poco tiempo una enfermedad grave de su hijo Gabriel. Superada con éxito, decidieron hacer una película que, sin ser autobiográfica, sí expresara la experiencia que para la pareja supuso aquella dura prueba. Así que Valérie se puso detrás y delante de la cámara, junto a su marido y su hijo, aunque este sólo protagoniza las escenas en las que el niño ya tiene ocho años.

Estamos, pues, ante la enésima cinta de la temporada que aborda la enfermedad de un hijo, pero en este caso, al tratarse de un bebé, el peso dramático gira en torno a la pareja, sus sufrimientos, dudas, altibajos, coraje y voluntad de luchar. Los protagonistas no son creyentes y todo gravita sobre su fuerza de voluntad. De todas formas, y a pesar de la soledad de fondo que trasmiten al carecer de un significado para la vida y para la muerte, los personajes están llenos de frescura e ímpetu vital. Y es que la gran virtud del film es su espontaneidad, su naturalismo desenfadado, su canto a la vida.

La interpretación y la puesta en escena son muy acertadas, y consiguen una inmediata complicidad del público; hay momentos muy brillantes y en el fondo se ofrece un coctel de géneros: desde el musical al drama, pasando por la comedia y por el realismo mágico, pero afortunadamente nunca se cae en excesos melodramáticos. Sin embargo, el desenlace es agridulce y lleva al espectador a preguntarse en qué consiste realmente la victoria sobre la muerte.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2