De lo que sólo habla Durán

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 diciembre 2011
Fue al final de su intervención, cuando Jesús Posada, el presidente del Congreso, ya le había avisado que el tiempo se le había acabado. Duran i Lleida había dedicado todo su discurso a reivindicar una discutible bilateralidad de Cataluña con España y el pacto fiscal. Pero no quiso terminar sin referirse a la raíz antropológica de la crisis que sufrimos. "No saldremos de esta crisis sólo con buenas herramientas técnicas, es necesario reconocer que sufrimos una crisis moral", afirmó. Y sin empacho citó a Benedicto XVI.

Durán habló de lo que, por desgracia, no habla nadie. La crisis moral según el portavoz de CiU consiste en no saber distinguir el bien del mal, lo justo de lo injusto. O sea que es una crisis de conocimiento. Por eso, para salir de ella no sólo son necesarios los instrumentos técnicos, también hace falta "una reestructuración moral". Para el catalán esa reestructuración consiste en recuperar el sistema de valores y virtudes de nuestra tradición.

El suyo es un enfoque demasiado ético, pero al menos plantea el problema. Y valora "el compromiso comunitario frente al individualismo" que se expresa en la familia, la paternidad y las confesiones religiosas que hacen aportaciones valiosas a la vida democrática. De sus palabras se deduce que hay algo más que el individuo y el Estado. No por casualidad utilizó el término subsidiariedad. La crisis, aseguró Durán, no se supera de la noche a la mañana, hace falta decir la verdad.

Es lógico que el nacionalismo reivindicativo del líder de CiU suponga para muchos una barrera casi infranqueable, pero hay que agradecerle que en el debate de investidura, aunque fuera a la carrera, introdujera algo que para la política española parece vedado: la raíz de la crisis. Tuvo la valentía de utilizar tres palabras, bien, verdad y justicia, de las que el resto de sus señorías parecen huir como apestados. Ahora que tantas cosas están cambiando en la vida política española también podría cambiar ésta.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3