De esos inventarios de tiempos hechos siempre sin amor…

Mundo · Luis Antonio Ferrero
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 septiembre 2012
La espontánea manifestación del 13-S en Argentina ha tenido las más diversas evaluaciones, ya sea provengan del oficialismo, como de sus "actores" directos. Lo que de inmediato viene a la mente es una pregunta: ¿no estaremos oponiendo a la utopía populista otra igual utopía de lo a-político? Como dijo alguien en estos días, el verdadero dilema de estas legítimas manifestaciones es que ellas tienen el problema de la ausencia de la política, a la cual aluden, pero al mismo tiempo -en cierto sentido- rechazan.

Por otra parte, lo que más deja a uno atónito -diría lo que más alarma- es que tras muchos decenios pareciera que nuestro suelo o fundamento común se ha desgranado bajo nuestros pies (si es que alguna vez estuvo sólido). Y además el que estemos -como paralizados- ante una época en la cual las cadenas ya no aprisionan nuestros pies sino al movimiento inicial de nuestro yo, de mi vida, como dice un autor. En otras palabras: el Estado populista argentino (hacedor de larga data de una cultura de la desvinculación, aunque prediquen lo opuesto), se pretende el explicador de mi vida y de la de todos nosotros. Proponiendo, a través de una ideología del hacer, cómo solucionarán todo, pretendiendo volver a una edad dorada que, por supuesto, nunca existió. Y nosotros, ante ello, tan campantes… 

Esto trae consigo, desde mi punto de vista, graves consecuencias culturales. Refiero una a modo de hipótesis: todos los argentinos (pueblo llano, curas, intelectuales, políticos, profesores, doctores…) -consciente o inconscientemente- hemos renunciado a la construcción de nuestra sociedad civil (¡¡¡Hemos renunciado a construir catedrales!!!). Nos han convencido de conformarnos con una autarquía blanda y cómoda. Referí esto hoy a algunos amigos y me tildaron de pensador (traducido: tipo raro que vive fuera de la realidad). Muchos podrían objetar que vivimos en una sociedad libre, no esclava. Una gran escritora española, María Zambrano, diría que la nuestra es una "pseudo libertad sustituto de la libertad verdadera; la libertad de vagar por su cuenta extra muros de esa ciudadela que es lo real". Es decir libres para vagar fuera de la realidad: una buena definición de nuestra sociedad. Eso sí, con fútbol, TV, dólares, facebook... si fuera posible.

Identificar el origen de nuestro problema con el Estado, con los K, la inflación, los bancos, la seguridad… no hará sino retrasar la solución. Por eso reitero, ¿dónde está la raíz de nuestra tragedia? ¿Es factible construir a partir sólo de una negación? ¿Cómo será posible construir sin partir de una certeza? ¿Era visible -es decir política– esa certeza en las manifestaciones de hace unos días? ¿O era más bien como el exteriorizarse de un ansia común de libertad que no alcanza a divisar el sustento y el camino?

Prosigue el autor de marras: Será difícil que nuestra economía (es decir, la creatividad que sale al encuentro de las necesidades) crezca si no se afronta este tiempo como una oportunidad, si no se parte de una relación positiva con todo lo que me rodea y con todos los que me rodean. La angustia retrae, sólo la confianza genera. Sólo una positividad inicial -al menos tímidamente esbozada- puede tener buen destino. ¿Cuál es?

En tal sentido, si esto estaba presente en los que fuimos a manifestarnos, éste es un momento conmovedor.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3