¿De dónde sacaremos las energías?

España · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 septiembre 2011
Reentrada de recortes. Cospedal el miércoles anuncia un tajo de 1.800 millones de euros en Castilla-La Mancha. Rajoy el jueves lo pone como ejemplo. Las negociaciones para la reforma constitucional que sacraliza el techo de gasto, cerradas. Es una medida buena, pero está decorada con el veneno de un Zapatero que se resiste a que le den por muerto y que quiere dejarle claro a Rubalcaba que es presidente hasta el final.

En Madrid se monta la polémica porque Esperanza Aguirre eleva el número de horas de trabajo de los profesores. A la vuelta de las vacaciones, el anticipo de lo que va a hacer el nuevo gobierno que salga de las urnas de noviembre. Es el menú. Tijera y más tijera después de un agosto terrible de acoso en los mercados que parecía casi justificar la intervención, si hubiera sido posible.

Los sacrificios son inevitables, pero se hacen poco soportables a los que vuelven del período de descanso -más sobrio que en otras ocasiones- en el horizonte de un país instalado en la bronca y sin una referencia ideal en el que sea posible la unidad que requiere la situación. Los esfuerzos del ajuste y de la crisis desollan porque se perciben como una imposición sorda, un límite que pone fin a los tiempos dorados. Es como si faltara la fuerza para hacer frente a una realidad difícil y el deseo de construir todo de nuevo en una circunstancia adversa. Si acaso resto la resignación.

Pero el pueblo existe y se muestra unido y con energías suficientes cuando el ideal está presente. Ese es el mensaje laico que nos ha dejado la riada de la JMJ. Pensar que esa fuerza que se ha desplegado en Madrid este mes de agosto está sólo relacionada con el culto es fruto de una mentalidad clerical. ¿Por qué esa vibración, esa disposición a la unidad, esa ausencia de conflicto, no puede tener una réplica en el mundo civil? Quizás sea cuestión de aplicar el mismo método a la edificación de la España que tenemos que levantar. Pensemos como laicos.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3