Cuatro veinteañeras en la cresta

España · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
6 mayo 2008
Amy, Duffy, Leona y Lizz. No son hermanas, ni continuadoras de The Supremes, pero sí son cuatro voces que encabezan separadamente las listas de éxitos del mercado discográfico occidental. Amy Winehouse, Duffy, Leona Lewis y Lizz Wright. Las tres primeras son de Gran Bretaña y la última de Georgia (Estados Unidos, tienen algo más de 20 años y interpretan "soul, pop y jazz").

De las cuatro, son Amy y Lizz quienes me encandilan más. En cuanto a Amy Winehouse, su voz tiene unos registros increíbles, una cadencia y profundidad de texturas que recogen la riqueza musical de la música negra y la convierten en un referente destacado.

A los 10 años, Winehouse ya montó su grupo de rap en su barrio suburbial londinense. La rebeldía, que puede llegar a destruirla por sus escarceos declarados y reivindicados con el crack, ya la manifestó de pequeña cuando fue expulsada de la escuela de teatro de Silvia Young por perezosa y por hacerse un piercing.

Winehouse se catapultó a la fama con Back to black (2007), un disco increíble de soul y jazz con el que obtuvo varios Grammys y que la convirtió en la reina actual del soul. Back to black cuenta con una producción magnífica en sus arreglos musicales, por lo que el resultado es impactante. No me canso de oír la voz contundentemente deslizante de Amy en Rehaz, que va indicando a la percusión y a los instrumentos de viento por dónde tienen que transitar.

Los excesos de la Winehouse son aparente normalidad (así la retratan los medios de masas) en la galesa Aimee Anne Duffy, más conocida por su apellido Duffy, quien recientemente ha grabado su primer trabajo, Rockferry, cuyo tema Mercy engancha cuando empieza a golpear secamente la percusión y suena la voz aguda de Duffy. Una voz que ha ido madurando desde los 15 años, cuando comenzó a actuar en bandas locales. En el 2003 se presentó en una espacie de Operación Triunfo a la galesa, donde quedó en segundo lugar.

Su estilo y antecedentes son más poperos, aunque también cultiva con frutos el soul. Está rodeada de buenos músicos, con los que ha logrado encandilar a media Europa y subirse a lo más alto de las listas musicales, que por otra parte no tienen por qué reflejar lo más interesante que se realiza hoy en día dentro del panorama musical.

Otra londinense como Amy y participante en programas televisivos para nuevos valores es Leona Wilson. Tras participar en uno de ellos, estuvo a punto de tirar la toalla porque le dijeron que no daba la talla, pero consiguió remontar la decepción con el apoyo de su novio, quien la persuadió para que se presentase en un nuevo concurso, Factor X, que logró ganar.

Con su primer álbum, Spirit, ha conseguido el primer puesto en las listas norteamericana e inglesa. La comparan con Celine Dion, Mariah Carey y Whitney Houston. Tiene buenos registros en su voz aguda y es hábil para interpretar un soul más comercial que la Winehouse. Con todo, su recorrido vocal es largo en registros agudos pero le falta -para mi gusto- encontrar una personalidad vocal propia que la diferencie de las divas mencionadas.

El 11 de julio de 2002 nacía una estrella. Lizz Wright era otra cantante desconocida en la lista de artistas de un concierto-homenaje a Billie Holiday. Con sus interpretaciones de I Cover the Waterfront y Don't Explain emocionó a los asistentes. A sus 28 años, ha editado un nuevo trabajo, The Orchard, con el que vuelve a deslumbrar por sus potentes dotes interpretativas y el carácter personalísimo de su voz.

Hija de un predicador y de una cantante de espirituales, Wright ha recorrido la senda musical de un montón de magníficos cantantes negros que comenzaron sus inicios en coros de iglesias. Acompañada con guitarra y/o piano y algo de percursión, toda la riqueza cromática de su voz sobresale poderosamente. Con sucesivas audiciones, se incrementa el placer de escuchar algo que parece inagotable. Parece que estás oyendo a muchas cantantes en una. Gracias, Lizz.

Cambio de zona

En esta crónica musical, me siento obligado a llamar la atención por los trabajos de Hercules&Love Affaire y de Tachenko. Los primeros han homenajeado a la música de baile (funky) en su último disco, Back to the 70´s, con un conjunto de temas muy bailables donde se aprecia el amor y el conocimiento de los componentes del grupo por este tipo de música. ¡Todos a bailar!

Por estas latitudes, sigue componiendo Tachenko. El músico zaragozano ha vuelto a sacar su talento de letrista para ofrecernos su nuevo trabajo, Esta vida pide otra. Es un disco para poner atención.

Para terminar, quiero aconsejar un libro que me ha abierto las puertas a una mejor comprensión musical y con el que he disfrutado un montón, puesto que Nick Hornby, su autor, nos comenta sus 31 canciones con sensibilidad y destreza.

Noticias relacionadas

Una presidenta (Ayuso) en Nueva York
España · Ángel Satué
Isabel Díaz Ayuso estuvo recientemente una semana fuera de España, en los Estados Unidos de América, buscando inversiones para la región madrileña, que preside. ...
14 octubre 2021 | Me gusta 4
Homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI organizan un homenaje a Mikel Azurmendi con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
13 octubre 2021 | Me gusta 1
Contemplando el reflejo estelar
España · Marco Bersanelli
Emblema de la inmensidad, el cielo estrellado se ha hecho cercanísimo a pesar de su lejanía remota. La propia vida brotó de esa materia y de su energía...
7 octubre 2021 | Me gusta 4
Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 4