Corazones abiertos para los sobres cerrados

España · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 junio 2009
La declaración de la Conferencia Episcopal sobre el anteproyecto de la ley del aborto se dirige no sólo a los católicos. También a quienes, desde el patrimonio común de la razón, valoran el derecho a la vida.

Sin duda, los obispos ponen el dedo en la llaga al recordar algunos pasajes de la norma relativos a la decisión privada de la mujer como el elemento justificativo esencial del ahora reconocido derecho al aborto. Desde "el derecho a la maternidad libremente decidida", pasando por la definición de salud en términos de bienestar psicológico y social, o el aborto como un asunto privado ligado exclusivamente a la decisión individual de la gestante. O las significativas ausencias de la figura del padre, al que se margina "en algo tan fundamental como es el nacimiento o la muerte de sus propios hijos". Muestras de la soledad a la que se quiere conducir a la gestante que duda del valor de la vida que está desarrollándose en su interior. Y es hacia esa soledad a la que se quiere llevar a la embarazada, a quien se le entregará la información en sobre cerrado sobre su decisión con folletos con los pros y contras de abortar, según explicó en su día la ministra de Igualdad.

La gravedad de la norma del Gobierno no sólo está en la privación de la vida al ser indefenso. Aislar a la gestante ante una decisión tan grave, separarla de quienes pueden mostrarle la bondad, la conducirá a la pérdida del gusto por la vida. ¿Quién que no ame la propia puede valorar incluso la de su propio hijo?

La situación de angustia, recuerda el documento de la CEE, más que sobres cerrados reclama corazones abiertos. Sólo estos corazones abiertos al bien de la vida pueden testimoniar a la gestante el bien que porta en su seno. La ausencia de significado que acompaña al aislamiento de la mujer, el destino sin sentido al que conduce esa soledad se desvanece sólo si se encuentra precisamente ese bien. Un sentido en el que experimente que su vida y la de su hijo son queridas. Hay mucha gente dispuesta a mostrárselo.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6