Cooperación española de futuro

Mundo · Ignacio Valero
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 402
20 octubre 2013
Las dificultades económicas han afectado seriamente a la cooperación española, que ha perdido relevancia tanto entre los ciudadanos como en los medios de comunicación. Así se abría el debate organizado por la Asociación de Profesionales por la Calidad de la Cooperación al Desarrollo (ACADE), el pasado 27 de septiembre.

Las dificultades económicas han afectado seriamente a la cooperación española, que ha perdido relevancia tanto entre los ciudadanos como en los medios de comunicación.

Así se abría el debate organizado por la Asociación de Profesionales por la Calidad de la Cooperación al Desarrollo (ACADE), el pasado 27 de septiembre.

Todo un golpe de aire fresco, que algunos profesionales se tomen libre y públicamente en serio sus preocupaciones para reflexionar acerca del futuro de esta actividad.

Pero esta tendencia no es exclusiva de España. La desorientación aumenta, se desdibuja a nivel mundial la diferenciación Norte-Sur, disminuyen los derechos sociales en el Norte, quizás en un equilibrio con ese Sur desdibujado, donde la desigualdad cobra cada vez más atención.

Aunque tardío, existe unanimidad en el diagnostico. Éste ha estado ofuscado por la sobreabundancia pasada, pero ahora la pregunta es unánime: ¿qué hemos dejado de hacer para generar esta desafección social?.

La cuestión es que no se necesitaba a la ciudadanía. ¡Se hacía política ilustrada!, afirman algunos participantes.

El problema es más bien de comunicación, rebate un conocido divulgador.

En resumen, ha habido rendición de cuentas al Estado, pero no a los ciudadanos.

Las ONGs están muy fragmentadas insiste otro, y se han centrado en la prestación de servicios, no en la incidencia política.

Lo cierto es que, sea la fragmentación o sea que todo fuera un problema de comunicación, la idea que se desliza es que la sociedad sigue siendo instrumental: “la sociedad debe presionar”, “debe incidir” “la sociedad no le importa esto o aquello”.

El debate continua. Otro aspecto destacado es la necesidad de dejar de hablar de cooperación o ayuda, para hablar de desarrollo. La ayuda financiera ya no es el problema, de hecho se calcula que en países de renta media, con que el 20% más rico dedicase el 0,06% de su renta a luchar contra la pobreza, la financiación estaría cubierta. Por tanto se incorporan a la discusión, otros temas como la responsabilidad de los países, la lucha contra la corrupción, la fiscalidad, etc.

España debería centrar sus esfuerzos más en influir en el G-20, que en aumentar la Ayuda, argumenta un conocido académico.

Pero ¡ojo!, advierte, visto que la Ayuda no funciona, no podemos buscar atajos en las contribuciones de las empresas, en la ayuda directa ciudadano-ciudadano, al estilo www.kiva.org. Todo lo contrario, se trata de construir “derechos”, que sean amparados por poderes públicos.

Vuelve a darse un paso atrás, no sólo no se reconoce el origen personalísimo de la solidaridad, sino que además todo queda en que haya una Administración que nos sustituya.

Pero en esto, conscientes de que no hay cultura de trabajo en común, ni entre Administraciones, ni entre las ONGs, ni con otros sectores, ni con empresarios. No hay alianzas, ni redes, porque no hay confianza, surge una idea esperanzadora: es necesario favorecer el conocimiento personal, compartir evaluaciones, hay que generar confianza, ahí es donde la Administración debería actuar.

Se debe impulsar redes orientadas al conocimiento, el empleo de las TICs, ver lo que otros hacen, favorecer el aprendizaje como el caso de las memorias de fallos y errores, sin que la innovación sea un peaje para la financiación…

Alguien apunta, es precisa una Ley de Mecenazgo que incentive apoyarse en la sociedad, en lugar de en el Estado.

No podemos pensar que es más útil el que más poder tiene, y afortunadamente hay un capital humano, social e ilusión que no debemos desaprovechar.

Noticias relacionadas

La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2