´Contra´, la nueva mordedura de ´Vampire weekend´

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 abril 2010
Si Los Nikis o los primeros Hombres G hubieran nacido en Estados Unidos y asistido a sus universidades de élite, posiblemente habrían fabricado "gamberradas" con más fanfarría sintetizada, y nos preguntamos cómo hubieran sonado El imperio contraataca, Sufre mamón o Venecia  con algo más de jacaranda musical y con el altavoz de Internet: eran otros tiempos, pero seguramente se habrían adelantado a los Vampire Weekend.

Estos universitarios neoyorkinos han sacado recientemente su segundo disco, Contra, desde que se unieran en 2006 en francachela musical cuando estudiaban -o hacían el intento- en la Universidad de Columbia para sacar a pasear los arrebatos rítmicos cargaditos de percusión y de acordes que suenan a tetería de Casablanca o a la convocatoria de occidentalizados guerreros swahilis en reunión previa a la caza  del Gran elefante.

Por lo menos así me suenan Cousins o Run, cuyas letras -según los entendidos del idioma de Shakespeare- son inconscientemente juveniles o, lo que es lo mismo, verborrea en la escala musical para ver, por ejemplo, en qué paquebote se organiza la próxima fiesta y a qué "pibitas" hay que invitar para que todo navegue a buen puerto.

Todo lo cual no quita un ápice de talento musical al grupo, que se construye con Ezra Koenig (voz y guitarra ), Rostam Batmangij ( teclados, guitarra y voz), Chris Tomson (batería) y Chris Bajo (bajo), que han mamado grandes dosis de "excelente música comercial", según califican, y que tuvieron en los blogs de Internet sus mejores aliados para darse a conocer y, posteriormente, grabar su primer disco, Vampire Weekend (para mí, mejor que el que nos ocupa).

Estos "Vampiros de fin de semana" lo disfrutan de lo lindo, como aquellos insignes nuestros de "La movida madrileña". La cuestión será conocer si los "Vampiros" se renovarán con sangre fresca o perecerán de estacazo en el pecho; cuestión de tiempo. De momento, a disfrutar.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2