Confesiones de Chávez

Mundo · A.C. Democracia y Desarrollo (Caracas, Venezuela)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
4 septiembre 2009
"Imponer la máxima condecoración que la república otorga, al embajador Germán Sánchez Otero, quien durante 15 años representó en Venezuela a Cuba, es el reconocimiento a méritos que no tengo palabras con que enaltecer", afirmó Chávez en el acto de imposición de la máxima condecoración que el país otorga, el gran cordón de la Orden del Libertador, al embajador saliente de La Habana.

Agregó, durante cinco horas, anécdotas, datos biográficos, algunos ciertos, otros productos de su imaginación, numerosas referencias a Fidel Castro, de todo lo cual tiene importancia destacar ciertas referencias que contribuyen a entender la realidad. En 1994, Chávez, transcurridos dos años de su frustrado golpe militar contra un gobierno constitucional, había sido indultado por el presidente Caldera, pero seguía en actividades conspirativas. Sánchez Otero no se inhibió de contactarlo para trasmitirle los mensajes de Fidel, ya que desde que llegó al país se convirtió -según dijo- en uno de sus "principales colaboradores".

Antes del referendo revocatorio, el embajador asumió la coordinación de las misiones sociales que ordenó Fidel, con tanta eficacia que la ayuda de los médicos, deportistas y de todo el personal que arribó a Venezuela "nos permitió aplastar a la oligarquía pitiyanqui; sus consejos y orientaciones hacen de Germán un protagonista de nuestra revolución". En la perorata repitió que romperá relaciones con Colombia porque Uribe y los norteamericanos tienen decidido invadir Venezuela y que está dispuesto a repeler la agresión, conjuntamente con las fuerzas armadas de sus aliados del ALBA.

Aparentemente nada inédito, pero pocas veces se hace un reconocimiento tan expreso de la magnitud que tuvo la injerencia cubana, no sólo en la orientación, sino en la gerencia del llamado socialismo siglo XXI. Chávez dice que su proyecto y el modelo cubano responden a dos momentos históricos diferentes. "No estamos aislados, como los cubanos después de la caída de la Unión Soviética, y las estructuras y las redes del capitalismo mundial se hacen presentes, pero nosotros ponemos las reglas del juego, con supervisión y estricto control del Estado".

Para el analista John Magdaleno, no hay mucha creatividad en lo que hace Chávez, simplemente copia el modelo cubano. Basta -agrega- revisar la literatura marxista para entender el proceso de destrucción de instituciones que son reemplazadas por un Estado cada vez más burocrático-autoritario, sin pluralismo, con un líder carismático en el vértice que dirige de arriba hacia abajo y deja algunos espacios de participación para ciertos servicios y problemas comunitarios. Según el analista, las instituciones que forman valores son la escuela, las universidades, las iglesias, los medios de comunicación, el mundo cultural, la ciencia, la tecnología y la familia. "Lo que plantea en el fondo la radicalización de Chávez es que está intentando modificar los hábitos, las costumbres, las creencias y los valores de los venezolanos. Lo que está detrás es el enfoque marxista de la sociedad. El modelo cubano -afirma otro analista- explica la presencia de militares en todos los niveles de la cadena de mando  a nivel horizontal y vertical. Están por todas partes, dentro y alrededor de la administración pública. "Estamos en la misma situación donde el comunismo soviético o el chino maoísta nos dejaron en el siglo pasado, esto es, una nomenclatura, de una nueva dirigencia, la detentadora del poder, en este caso mayoritariamente militar".

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2