Cómo se transforma el mundo

Mundo · José Luis Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 octubre 2008
El pasado domingo Benedicto XVI viajó al Santuario mariano de Pompeya, dedicado a la Virgen del Rosario. La visita se ha visto salpicada por la polémica, debido a que el  Papa no mencionó en sus intervenciones a la Camorra, organización criminal que aflige a la Campania, región en la que se enclava la antigua ciudad romana. La Santa Sede ha explicado que en este caso el Papa ha querido evitar que se asocie a las poblaciones locales de una manera unilateral y mecánica con el fenómeno de la delincuencia, y ha preferido señalar las claves de una auténtica regeneración de la convivencia civil.

Dejemos pronto a un lado la hipocresía de la polémica. Nada de cuanto ha dicho el Papa como maestro de la fe parece tener importancia para los inquisidores mediáticos, tan sólo rastrear si en alguna línea se pronunciaba la palabra "Camorra". Palabra que por otra parte está muy lejos de ser un tabú en la predicación de la Iglesia local, y argumento que Benedicto XVI afrontó abiertamente hace un año durante su visita a una convulsa Nápoles. Sucede que el Papa ha preferido no ser "políticamente correcto" y ha elegido enseñar y testimoniar en vez de pronunciar eslóganes fáciles para el aplauso de la galería.       

El Papa ha querido poner el acento en la historia de caridad y de construcción civil que rodea al Santuario de Pompeya, mostrando su génesis y señalándola como camino siempre actual para curar las heridas personales y sociales. Es una historia ligada al beato Bartolo Longo (1841-1926), que "empujado por el amor fue capaz de proyectar una nueva ciudad, surgida en torno al Santuario, casi como irradiación de su fe y de su esperanza". Y el Papa continúa: "una ciudadela de la caridad, no aislada del mundo, sino inserta en el territorio de este valle para rescatarlo y promoverlo". El juicio de Benedicto XVI nos recuerda sus discursos de Aparecida, cuando señaló el encuentro con Cristo y el florecer de la caridad como núcleo de una auténtica tarea de transformación social, documentada en las Fazendas de la Esperanza. "¡Donde Dios llega el desierto florece!", exclamó el Papa ante un pueblo que entendía perfectamente a lo que se refería. Es el encuentro con Cristo, que cambió la vida de Bartolo Longo (su mentalidad, su afecto, su relación con los otros) el que genera un tipo de relación, de fraternidad, que es el rostro de una sociedad distinta, que actúa como fermento dentro del contexto civil.               

¡Vaya si el Papa hablaba de la Camorra, y de mucho más que eso! Hablaba de una inhumanidad que sólo puede ser derrotada definitivamente en el corazón de los hombres, y para ello es necesario que exista un punto de convivencia distinta, basada en la estima incondicional por el otro, en el servicio a su dignidad infinita. Un punto identificable, de carne y sangre, una fraternidad de hombres cambiados que viven y construyen según la fuerza y la orientación de Aquél que han encontrado. Benedicto XVI lo explica: "esta ciudad refundada por él (Bartolo Longo) es la demostración histórica de cómo Dios transforma el mundo, colmando de caridad el corazón de un hombre y haciendo de él un motor de renovación religiosa y social". Y a los habitantes de esta región golpeada por el crimen organizado, por el miedo y la desconfianza, les ha recordado los fermentos mejores de su propia historia, para mostrar un camino no utópico sino realista: "Pompeya es un ejemplo de cómo la fe puede obrar en la ciudad del hombre, suscitando apóstoles de la caridad que se ponen al servicio de los pequeños y de los pobres, y que actúan para que también los últimos sean respetados en su dignidad y encuentren acogida y promoción".

Y es que sin despreciar las políticas globales, las inversiones o los planes policiales, sólo un sujeto nuevo, profundamente radicado sobre el terreno, capaz de construir y de educar, podrá sanear el tejido profundo de la convivencia civil. El Santuario de Pompeya, con la red de obras sociales vinculadas a su fecundidad espiritual, es una imagen viviente de esa dinámica que el Papa pretende ilustrar como itinerario de reconstrucción. Allí, en torno a la experiencia de la fe que enseña María, el sencillo pueblo cristiano que afronta cada día el sacrificio de la vida, encuentra la fuerza para perseverar en el bien sin aceptar compromisos. Habría sido más fácil contentar a la platea, pero éste ha sido un servicio de alcance mucho más profundo.

Noticias relacionadas

Los hombres que odiaban su tiempo
Mundo · GONZALO MATEOS
Se equivocan porque no miran la realidad, la que es, la que sucede. Sólo imponen su persona y su ideología. Porque lo que convoca atracción, lo que une, es la realidad, no nuestro poder o nuestras ideas personales....
17 mayo 2024 | Me gusta 3
Elecciones europeas: habitar nuestro tiempo
Mundo · Emilia Guanieri
Guarnieri, la que fue durante muchos años presidente del Meeting de Rimini, recurre a la propuesta contenida en el libro "Abitare il Nostro Tempo" (de Julián carrón, Charles Taylor y Rowan Willians) para afrontar el reto que provoca el “cansancio” de la política....
14 mayo 2024 | Me gusta 1
Israel no puede conseguir más en Gaza
Mundo · P. D.
La presión internacional se ha limitado hasta ahora a pedir que entrara la ayuda, en lugar de ampliarse para abarcar cuestiones como la reconstrucción y permitir que la población reanudara su vida....
7 mayo 2024 | Me gusta 0
Una esperanza humilde
Mundo · Luis Ruíz del Árbol
Sólo la radical pobreza de los que únicamente atesoran una esperanza humilde, que nace de la memoria de quienes nos aman, es capaz de reconocer que la vida, bajo cualquier circunstancia, siempre reclama más vida....
6 mayo 2024 | Me gusta 2