Centro Vaciado

España · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
16 febrero 2022
Estamos hablando mucho en los últimos días de la España Vaciada y seguramente tendríamos que hablar más del centro vaciado, el centro deshabitado, el centro huérfano.

No me refiero al centro geográfico, a lo que antes se conocía como las dos Castillas que llegaban hasta el norte. Hablo del centro político. La mayoría de los españoles decimos que somos de centro, hay más españoles que dicen ser de centro-izquierda, hay menos que dicen ser de centro-derecha, pero la mayoría cuando nos piden que nos situemos nos ponemos ideológicamente lejos de los extremos. Y, sin embargo, la política española desde hace algunos años cada vez bascula más hacia esos extremos.

Primero tuvo auge el populismo de izquierda, ahora tiene auge el populismo de derechas. Y eso ocurre porque los líderes que teóricamente son de centro-izquierda o de centro-derecha están encantados con que la política se polarice. En esto, como en tantas cosas, en la vida política hay mucha hipocresía. Sánchez se ha rasgado una vez más las vestiduras por el avance que ha tenido Vox en las elecciones de Castilla y León y no ha decretado una alerta antifascista, pero casi. Es la nueva versión del “no es no” que inauguró Sánchez en 2016.

En el PP a algún lumbreras se le ocurrió que había llegado el momento de disolver el parlamento en Castilla y León y han tenido un resultado que les obliga o a repetir elecciones o entenderse con Vox. No es verdad que Sánchez esté aterrorizado con el avance de los de Abascal, está encantado. ¿Quién habla del batacazo de los socialistas y de Podemos en las elecciones del pasado domingo? Solo hablamos del pan con unas tortas que ha hecho el PP al convocarlas. Sánchez quiere ganar echando a su adversario del centro, acusándole de pactar con la derecha más radical. Del mismo modo que el PP utiliza como baza continua el hecho de que Sánchez haya metido a Podemos en el Gobierno y que se apoye en ERC y en Bildu. Los partidos que supuestamente están en el centro-izquierda y el centro-derecha se dedican a echarle la culpa al adversario que ya es enemigo. No hay debate de ideas, hay solo una lucha de imágenes, un lanzarse mutuamente las culpas. Por eso las palabras se han envilecido y el debate nos resulta tan mediocre y aburrido. Vox ha comprendido perfectamente que los dos partidos mayoritarios huyen del centro y saca tajada. Como sacaba tajada Podemos cuando había Podemos. Desde el domingo por la noche prácticamente no se ha hablado de políticas concretas. Solo Vox ha exigido la supresión de la Ley de Violencia de Género y de la Ley Memoria Histórica. Pero lo que pide, por encima de todo, es entrar en el Gobierno.

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2