Católicos y política: una valoración del Gobierno de Berlusconi

Mundo · Giorgio Vittadini
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 mayo 2008
A propósito de la composición del nuevo Gobierno de Berlusconi, muchos medios de comunicación, de una forma extrañamente transversal, han desencadenado un debate sobre la marginación de los católicos. ¿Qué se puede compartir y qué no en esta polémica? Para responder puede servir una entrevista a don Luigi Giussani, publicada por primera vez en La Stampa el 4 de enero de 1996 e incluida en el libro El yo, el poder y las obras. El periodista pregunta a don Giussani: "¿Usted se sentiría más seguro con un cristiano en el Gobierno?". A lo que responde: "No. El problema es la sincera dedicación al bien común y una competencia real y adecuada. Se puede ser un cristiano cuya honestidad y competencia dejen lugar a dudas. Prefiero que no sea así".

La respuesta de don Giussani nos sugiere que una defensa de la presencia católica en política puede quedarse simplemente en un intento de conseguir la hegemonía con contenidos fundamentalmente "no católicos". Basta recordar cuando, desde los años 50 en adelante, algunos exponentes de la Democracia Cristiana, vencedores, se alejaron progresivamente de la concepción subsidiaria de la política, dirigida a la defensa y al desarrollo de las realidades sociales y económicas de base, entonces defendida por De Gasperi y Sturzo. Tenían la idea equivocada de que bastaba con que ellos, católicos, gestionaran el Estado para que el estatalismo se hiciera "bueno". Tal concepción, como se vio al final del último gobierno, está en el origen de gran parte de los males actuales de Italia. Por eso, una presencia de católicos en los órganos de gobierno es útil y necesaria sólo si sirve para reclamar la defensa de la vida, una subsidiariedad realizada en el marco de la solidaridad, la libertad de educación en una escuela competitiva, la libertad de elección de un bienestar eficiente.

Quien se declara preocupado por la escasa presencia católica en las instituciones debería apremiar al Gobierno con estos temas, como hace por ejemplo el manifiesto decálogo de la Región de Lombardía. Pero nos equivocamos, como católicos, si nos contentamos en política con tener un Gobierno que se inspira abstractamente en valores cristianos. Como decía don Giussani en dicha entrevista, para un cristiano el objetivo último de la historia es "la construcción, en la propia historia, de la gloria humana de Cristo a través, no de una hegemonía buscada a toda costa, sino de la potencia misteriosa de Dios". Pasar de la hegemonía a la presencia y al testimonio, en la vida personal y social, para experimentar pronto una novedad de vida: éste es el paso que se nos pide a cada uno de nosotros. Eso es lo que permitiría que, en el tiempo que sea necesario, nuestro ser cristianos sea para nosotros mismo, para la vida del pueblo y para el poder el prólogo de un cambio duradero.

Noticias relacionadas

¡No debemos tener miedo!
Mundo · ADRIANO DELL’ASTA
Un país donde Grossman y Solzhenitsyn ya no tendrían cabida es un país que se odia a sí mismo. Cómo salir de la espiral del resentimiento sin cerrar los ojos....
29 septiembre 2022 | Me gusta 2
Meloni se encuentra en lucha contra el mundo
Mundo · ÁNGEL SATUÉ
“Nuestra patria, Europa”, dijo De Gasperi en uno de sus discursos, justamente tras referirse a la búsqueda del bien común de las patrias europeas. Otro italiano, esta vez mujer, llegará presumiblemente a primera ministra, si el presidente de la República, Mattarella, la propone. Giorgia...
28 septiembre 2022 | Me gusta 2
Esperanza en Ucrania
Mundo · F. C.
Volvemos a mirar el mapa de Ucrania. Lo volvemos a mirar para recordar donde está Jerson y donde está Jarkov. Los ucranianos recuperan terreno y Borrell pide a los europeos que les apoyemos....
23 septiembre 2022 | Me gusta 1
La Europa que defiende a Ucrania, se defiende a sí misma
Mundo · Constantín Sigov
Recibimos este artículo del profesor Constantín Sigov, escrito con motivo del día de la Independencia de Ucrania. Filósofo de formación, Sigov ha enseñado en la Sorbona de París y en el Ehss, el Instituto Superior de Ciencias Sociales. Además es profesor de Filosofía en la Academia Mohyla...
22 septiembre 2022 | Me gusta 1