Cataluña: la hora de los fantasmas

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 546
18 julio 2017
La verdad es que no quedan muchas cosas por decir. Millones de tuits, memes, columnas de opinión, whatsaps, debates, firmas, apoyos, pancartas y zascas han corrido ya. El proceso de los independentistas para Cataluña sigue copando primeras páginas de unos periódicos que cada vez venden menos ejemplares. Y cada vez, cansados todos, interesa menos. Las razones en un sentido u otro, muy pocas, ya se han dicho. De todos los colores. Desde sesudas defensas de la ley y la Constitución, hasta contabilidades macro para todos los gustos.

La verdad es que no quedan muchas cosas por decir. Millones de tuits, memes, columnas de opinión, whatsaps, debates, firmas, apoyos, pancartas y zascas han corrido ya. El proceso de los independentistas para Cataluña sigue copando primeras páginas de unos periódicos que cada vez venden menos ejemplares. Y cada vez, cansados todos, interesa menos. Las razones en un sentido u otro, muy pocas, ya se han dicho. De todos los colores. Desde sesudas defensas de la ley y la Constitución, hasta contabilidades macro para todos los gustos.

He tenido ocasión de compartir estos días impresiones con gobierno y con govern con parte de los protagonistas de ese llamado “choque de trenes” que viene el 1 de octubre, ese pretendido referéndum que hoy por hoy, como en el caso de Venezuela, no sustenta ninguna ley. Entendiendo la ley como un terreno de verdad aceptado por todos. Para convivir. Pues bien, la impresión para todos es que lo que viene es inevitable: un impredecible guión que, con las razones agotadas, será violento.

Ante el inminente choque de “sin razones” el govern, de monocolor independentista, se ha reservado el control de la policía autonómica en su referéndum sustituyendo a su director por Pere Soler, calificado incluso por la prensa pro-govern con adjetivos como “exaltado” o “hiperventilado”.

Esa misma mañana la propaganda secesionista hacía aparecer en ciudades de toda Cataluña una enorme fotografía de Franco con un mensaje: “No votes, el 1 de octubre, No a la República”. Después de una larga etapa de repetitiva propaganda se está conjurando ya el miedo del pasado para huir a un pretendido futuro imaginado e impuesto. Es el momento de los exaltados, los “hiperventilados”; de esas locas historias que precipitan la Historia que desde el gobierno de Rajoy no se ha querido ver. A tiempo. Una táctica, la de la avestruz, que personalmente le ha podido salir bien para “resistir” él, pero que para la convivencia en Cataluña deja “la gran finale” fuera de control y en manos de quienes con por exaltación podemos llegar a volver a ver tiempos que dábamos ya por enterrados. Al final vence siempre el diálogo. Lo malo es que seguramente no hemos llegado al final.

Noticias relacionadas

¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5