Foro Páginas Cataluña

Catalanismo y anticatalanismo, la misma tapadera

España · José Andrés Gallego
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
24 septiembre 2012
Este martes se celebra en el Parlament un debate que puede ser decisivo. Con motivo de esa cita informativa, Páginas Digital hace público un artículo del historiador y maestro de historiadores José Andrés Gallego.

Ahora sí; ahora que ya ha pasado la marea de la Diada y el atolondramiento de entrar al trapo cada vez que un catalán habla en catalán (que, al fin y al cabo, es lo suyo) y el estilo torero de los nacionalistas que salvan la cara citando al toro centralista desde el medio (una vez afeitado), llega -¡por fin!- la solución: el estado -o sea usted y yo- pagará los dichosos "activos tóxicos" de la banca privada a precios suficientemente altos como para que los banqueros no pierdan. Que los banqueros no pierdan quiere decir que son los inversores quienes no pierden el dinero que invirtieron. Así se contentarán alemanes, británicos, franceses y españoles (inversores). Eso sí, no habrá crédito para crear empleo.

Cataluña y la empresa Artur Mas & Cía está en esto. Uno de los focos de la infección se llama Caixa Bank. Eso aparte de la financiación de la empresa de servicios Artur Mas & Cía y su ya gigantesca clientela. ¿Cómo dejar a tanta gente en la calle?

No hablemos de independentismo catalán, por favor. Hablemos de la empresa Artur Mas. Pero sólo para empezar. Tampoco hablemos de anticatalanismo patriótico español ni mucho menos de europeísmo. En la reticencia de Rajoy ante la perspectiva del rescate, late el mismo problema. Sabe que la presión centroeuropea para que pida que nos rescaten quiere decir -en alemán, inglés, francés, castellano y catalán- lo siguiente: "Quiero recuperar mis inversiones, que encaucé por sus bancos y, ahora, mire: no me pueden pagar ni aun lo que invertí. Y yo no invertí para arriesgar mi dinero, sino para ganar y, si he perdido por arriesgar, quiero que ustedes lo reconvirtieran en deuda, o sea en el préstamo que no les hice. ¡Devuélvanme, por tanto, mis perras!"

Pero ¿no éramos, ante todo, europeos (a lo De Gasperi, Schumann, Adenauer y demás santos inocentes)? ¿No somos, ante todo, españoles? ¿Es que no vamos a poder ser catalanes?

La respuesta, cuando ustedes respondan a lo anterior: con tirolés, barretina, boina o a pelo, ¿están dispuestos a ser europeos, alemanes, españoles, catalanes menos ricos que antes -o sea perder dinero- para que haya más crédito y, con ello, más puestos de trabajo y se reanude y mejore la inversión en el mal llamado Tercer Mundo (que, justo por Tercero, ha de ser el Primero)? Si, en la disyuntiva, no optan por la solidaridad real (contante y sonante) y optan por el capital (propio), no me vengan ni con Diadas ni contra las Diadas. Fue Hegel quien descubrió la trampa. Se lo digo ordenadamente para que lo entiendan mejor (digo a Hegel, no a mí): (i) la finalidad del estado es proteger la propiedad, Hegel dixit; (ii) nadie muere por defender la propiedad, ni siquiera la de uno mismo; (iii) en cambio, sí somos capaces de jugarnos la vida por la nación (alemana, catalana, española etcétera); (iv) cuando la gente corre a defender la nación, no sabe que, en realidad, la llevan a defender la propiedad privada; (v) llegará a descubrirse y, entonces, (vi) los gobernantes optarán por la propiedad privada.

La duda llega hasta este extremo: estamos en una crisis merecida -por todos (inversores y consumistas)-; pero, si la prioridad no fuera salvar las inversiones de quienes se arriesgaron a alimentar el consumo propio y ajeno, sino que se orientara a dar fluidez al crédito para crear empleo, ¿estaría la economía española como está en el día de hoy? ¿Habría cinco millones largos de parados? Me viene a la memoria lo que leí una vez en las actas capitulares de los caballeros veinticuatro de Sevilla, mediado el siglo XVIII, cuando se discutía si se subía o no el precio del pan: "Se trata de la sangre de los pobres", advirtió un caballero veinticuatro. Y les aseguro, señores gobernantes, banqueros e inversores, que los pobres siguen teniendo sangre y que hay muchos que se desangran en este mismo instante. ¿Los desangran ustedes?

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3